Hacienda embarga ayudas concedidas a empresas gallegas para innovación

Industria se apoya en auditorías de la UE para exigir la devolución íntegra con intereses

Fondo Nacional de Investigación Fondo Nacional de Investigación

Redacción / La Voz

«Fueron caramelos envenenados», cuenta un emprendedor, que impulsó una pequeña empresa de desarrollo de aplicaciones web hace 5 años, con el apoyo de una pequeña partida de ayudas (menos de 3.000 euros, dice) con cargo al plan Avanza I+D del Ministerio de Industria. Antes del verano, recibió una comunicación de este organismo exigiéndole que proceda a la devolución inmediata de la subvención, con los intereses acumulados en estos cinco años (calculados al tipo actual) por el incumplimiento de las condiciones de las ayudas.

El requerimiento ya ha sido devuelto con las alegaciones pertinentes, y el empresario estudia recurrirlo también en un juzgado de Vigo. «Solo queda devolver el dinero o recurrir. De lo contrario, Hacienda ordena el embargo. Ya conocemos algún caso aquí», asegura el emprendedor, que pide anonimato.

Entre los años 2010 y 2015, cerca de 300 empresas españolas, decenas de ellas gallegas, fueron beneficiarias de las ayudas a la innovación del plan Avanza, el programa político más completo puesta en marcha en España hasta la fecha para el desarrollo de la Sociedad del Conocimiento, con cargo a fondos europeos de desarrollo.

Devolver o recurrir

Durante esos años, grandes y pequeñas empresas se beneficiaron de partidas para desarrollarse a través de Internet, dentro del sector de las tecnología de la información y la comunicación (TIC); para la aplicación de estrategias de negocio digitales (desarrollo de webs, venta on- line...), en el caso de las pymes; o para la innovación pura y dura, cuando la ayudas las solicitaron grandes empresas o corporaciones (Telefónica, Indra...).

Lo que está ocurriendo ahora es que la Unión Europea, titular de los fondos adjudicados, ha comenzado a auditar las ayudas concedidas y, tras detectar anomalías en el cumplimiento de los requisitos, ha instado al Ministerio de Industria a reclamar la devolución íntegra, con intereses acumulados, en aquellos casos que considera irregulares, según explican fuentes del sector tecnológico, el más afectado.

El reintegro de las subvenciones y ayudas crediticias afectaría a más del 75 % de los fondos, lo que representaría más de 1.000 millones de euros de los 1.500 comprometidos en toda España entre subvenciones y otras ayudas, con cargo al plan Avanza, del que también se han beneficiado administraciones locales y universidades, que del mismo modo se están viendo obligadas a devolver ayudas.

En la gran mayoría de los casos, la Agencia Tributaria ejecuta el embargo de los fondos, a través de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información.

No hay cálculo todavía de las sumas reclamadas en Galicia. Individualmente, de media rondan entre los 3.000 y los 20.000 euros

Golpe a las TIC

El sector se declara indignado e indefenso ante una situación de la que, consideran, el empresario no es culpable sino víctima. «Nos consta que se están auditando las ayudas y pidiendo el reintegro de importes completos», afirman fuentes de Ineo, la Asociación multisectorial de las TIC gallegas (empresas de nuevas tecnologías de información y comunicación), que responsabilizan de este embrollo a la trama burocrática que envuelve a estas subvenciones.

«Las empresas cumplen las bases de las convocatorias. Lo que creemos que está ocurriendo es que, a la hora de las trasposición de la normativa europea a las bases, ha habido una interpretación errónea». La patronal de las tecnológicas califica de «golpe muy fuerte para las empresas que, en ningún momento, han querido hacer trampa, y se pueden ver ahora seriamente afectadas.

«Intentamos que se use el dinero de todos correctamente»

El Ministerio de Industria se esfuerza en explicar que la reclamación de buena parte de las subvenciones concedidas con cargo al plan Avanza no es un caso aislado ni excepcional. «El seguimiento es algo que se hace con cualquier tipo de ayudas que se otorgan bajo unos determinados requisitos», dice un portavoz de la Administración. «Estamos revisando expedientes y esperando alegaciones», dice esta fuente, que califica el procedimiento de rutina. «Es lo habitual, lo manda Bruselas para todas las ayudas que proceden de la UE, y muchas de las subvenciones que concede industria van con cargo a los fondos europeos Feder», aclara el ministerio, que añade: «Es dinero de todos, intentamos que se utilice correctamente».

Fuentes del sector TIC también coinciden en aclarar que las ayudas en revisión o inspección no son solo las otorgadas dentro del Plan Avanza, sino que la petición de reintegros está afectando a numerosos proyectos financiados con fondos comunitarios.

«No solo se están auditando las ayudas otorgadas a través del Plan Avanza. En general, Europa está siendo bastante exigente en la auditoría de todos los proyectos financiados con fondos Feder, también para formación y desarrollo regional. Esto no es malo», aseguran las tecnológicas. Explican que el procedimiento abierto con las ayudas del plan Avanza es el habitual en el caso de encontrar irregularidades. «Bruselas selecciona al azar una serie de proyectos, y cuando detecta varias anomalías en un mismo programa ordena una auditoría completa. Comprobadas las irregularidades, el encargado de reclamar las ayudas es el ministerio que las concedió», argumentan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Hacienda embarga ayudas concedidas a empresas gallegas para innovación