El FMI duda de la viabilidad de al menos un tercio de los bancos europeos

Entidades alemanas e italianas generan las mayores incógnitas


Madrid / Colpisa

Los problemas de rentabilidad que afronta el sector bancario, debido a los bajos tipos de interés, preocupan al FMI por las consecuencias que puedan tener para el sector y para la consolidación de la recuperación global. Así, el organismo que dirige Christine Lagarde alertó ayer en su informe Estabilidad Financiera Mundial que un 25 % de los bancos de los países más avanzados seguirán en situación de debilidad aunque la economía entre en un ciclo de crecimiento.

Puso el foco, sobre todo, en las entidades europeas. De hecho, el subdirector de Asuntos Monetarios del FMI, Peter Dattels, afirmó durante la presentación del documento que un tercio de los bancos del Viejo Continente serán «incapaces de generar beneficios sostenibles», a pesar de que el escenario de tipos mejore.

El organismo internacional explica en el documento que estas entidades más débiles se enfrentan a «retos estructurales significativos». De hecho, es en el mercado comunitario donde están surgiendo más dudas de los inversores sobre la viabilidad de los bancos, especialmente de los italianos y alemanes.

A pesar de que el FMI deja claro que la política monetaria acomodaticia para impulsar la recuperación -como la del BCE- todavía es necesaria, también pide examinar los pasos a seguir. Así, advierte que en algunos casos esa estrategia está provocando situaciones, como las tasas de interés negativas, que pueden empezar a ser contraproducentes. «Los bancos y otras instituciones financieras sienten cada vez más los efectos colaterales a medio plazo del bajo nivel de las tasas», señala.

De esta forma, en el debate abierto sobre cuánto debe durar la política de tipos bajos, el FMI se muestra tibiamente a favor de los bancos al recordar que esta estrategia monetaria «está llegando a los límites de su eficacia». En concreto, el organismo internacional advierte de que la escasa rentabilidad «podría ir carcomiendo los colchones de estabilización de los bancos a lo largo del tiempo». Algo que tendría como consecuencia una menor contribución del sector en la recuperación global. De momento, el BCE se ha mantenido firme en su posición, a pesar de las quejas de las entidades financieras y ya ha reiterado que los bancos deberán acostumbrarse a esta situación «durante un tiempo largo les guste o no».

En cualquier caso, para tratar de evitar el estancamiento, el FMI defiende la «urgencia» de implementar políticas fiscales y estructurales que ayuden a estimular el crecimiento mundial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El FMI duda de la viabilidad de al menos un tercio de los bancos europeos