Aterrizan en Rozas los dos aviones en los que se basará el proyecto de los drones

Dolores Cela Castro
dolores cela LUGO / LA VOZ

ECONOMÍA

OSCAR CELA

Indra da por finalizada la primera fase del plan de su proyecto civil en el aeródromo lucense

21 sep 2016 . Actualizado a las 19:10 h.

Indra está negociando con el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) un convenio que le permita utilizar sus instalaciones de Rozas (Lugo) en tanto no construye su propio hangar en terrenos del mismo aeródromo. Así lo señaló ayer José Manuel Pérez-Pujazón, director general de Indra, socio junto con Inaer de la Xunta para la puesta en marcha del proyecto UAVs Initiative. Con el aterrizaje en la pista de Rozas de dos de sus aviones tripulados, el P2006T MRI -al que dotarán con sistemas de vigilancia marítima- y el Targus -que pretenden desarrollar como opcionalmente no tripulado- , la compañía dio por finalizada la primera fase del proyecto. Ambas aeronaves, sobre las que se basará una buena parte de esta iniciativa, fueron trasladadas al aeródromo lucense en sus primeros vuelos de pruebas.

El proyecto contempla también un vehículo marino no tripulado (seadrone), dotado con un robot submarino para la recogida de muestras y que estará equipado con sistemas de detección de náufragos y equipos de salvamento. Este será desarrollado en Vigo, en la ensenada de Rande. 

Pérez-Pujazón, explicó ayer cuáles van a ser los siguientes pasos. Lo hizo acompañado de los responsables de tres subcontratas -Ingeniería Gaerum, Seadrone y Soluciones Aeronáuticas del Noroeste-, quienes detallaron cuál será su participación en el desarrollo de la iniciativa.