Más de 32.000 gallegos se ahorraron 1.500 euros por no pagar sucesiones

Facenda dejó de ingresar este año 50 millones de euros por las rebajas fiscales


santiago / la voz

Desde el 1 de enero de este año, el 99 % de los gallegos están exentos de pagar el impuesto de sucesiones tras la última reforma fiscal llevada a cabo por la Xunta, que deja exentos de pago los 400.000 primeros euros de ese legado. Ocho meses después de la entrada en vigor de esta medida, más de 32.000 gallegos (32.147 en concreto) se han ahorrado de media unos 1.500 euros al no tener que pagar por las herencias recibidas. Esto ha supuesto para las arcas públicas dejar de ingresar unos 48 millones de euros, una cifra prevista por la Consellería de Facenda, que estimaba que los gallegos se ahorrasen al año unos 70 millones y que, según sus estimaciones, acabará en ese entorno. La hacienda autonómica ingresa anualmente unos 160 millones por este impuesto.

La puesta en marcha de esta exención fiscal ha provocado que las herencias en vida -una medida que se permite en pocas comunidades españolas, una de ellas Galicia-, se multipliquen. De estos 32.147 gallegos que han recibido una herencia en los ocho primeros meses del año, 14.000 lo hayan hecho en vida, frente a los poco más de 8.000 del mismo período del 2015. La cifra es tan significativa que del total de herencias recibidas hasta agosto, casi la mitad se hicieron en vida, evitando el proceso posterior al fallecimiento. ¿Por qué acogerse a esa medida? Porque es una manera de recibir una herencia sin tributar, y ante la posibilidad de que en el futuro suba la fiscalidad por este asunto.

Esta no fue la única medida de rebaja fiscal anunciada en el último debate sobre el estado de la autonomía. El Gobierno autónomo también decidió eliminar una batería de impuestos en el rural para la compra, cesión o ampliación de explotaciones, lo que en los primeros ocho meses del 2016 ha beneficiado a tres mil personas, con un ahorro medio de entre 550 y 600 euros. En este caso el beneficio viene por la rebaja en los impuestos de actos jurídicos documentados y el de transmisiones patrimoniales.

En total, estas dos rebajas han permitido un ahorro a los gallegos de 50 millones de euros; o, de otra forma, 50 millones que ha dejado de ingresar la Xunta. A esa cifra hay que añadir el impacto que tendrá la rebaja en el tramo autonómico del IRPF, que se notará el próximo año al hacer la declaración de la renta del 2016.

La Xunta prevé subir el gasto en el 2017 para superar de nuevo los 9.000 millones

En un año atípico por el bloqueo político en España, la elaboración y aprobación de los presupuestos de las comunidades autónomas sigue a la espera. A estas alturas el techo de gasto de Galicia debería ser ya una cifra conocida. Y de hecho en el 2015 el Parlamento gallego aprobó esta cuantía a principios de agosto. A quince días de las elecciones autonómicas, Alberto Núñez Feijoo no ha querido esperar y la reunión del Consello de la Xunta actualizó el cuadro macroeconómico previsto para este año, así como la previsión para el 2017.

Este tope de gasto estimado para el próximo ejercicio se eleva un 2,7 %, por lo que en un principio las arcas públicas gallegas tendrán un presupuesto máximo de 9.039 millones de euros, lo que supone 235 más que en el 2016.

De estos 9.039 millones, un total de 8.719 son los ingresos no financieros; 297 le corresponderían a Galicia por cumplir el objetivo del déficit si se mantiene en el tope del 0,5 % del PIB pactado a mediados de año con Montoro; mientras que otros 22 millones se derivan de ajustes de contabilidad nacional.

Según las cuentas desglosadas ayer tras las reunión del Consello, el PIB gallego crecerá en el próximo ejercicio un 2,3 %. Es una previsión., según el conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez, «seria, prudente e realista», y que incluye los efectos negativos derivados del brexit y de otras consideraciones internacionales. El aumento es idéntico al previsto en el resto de España, un porcentaje que frena el crecimiento de la economía que se logrará al cierre de este mismo curso.

El presidente de la Xunta aprovechó la presentación de ese techo de gasto para actualizar las previsiones de crecimiento de este 2016. Ese nuevo cuadro dibuja un crecimiento del 3 % del PIB, cinco décimas más de lo previsto inicialmente, y una décima más de la media estatal.

Uno de los efectos más importantes de ese crecimiento previsto de la economía se verá en la tasa de paro. En un principio en el 2016 se preveía llegar al 18,3 %, pero la actualización de los datos económicos rebaja esta cifra al 17,4 % al cierre del año. Para el 2017, Galicia reducirá esta tasa hasta el 15,6 %, dos puntos menos que en el resto de España, en donde se situará en el 17,8 %.

Bloqueo a las comunidades

Feijoo aseguró que ya ha dado autorización a sus conselleiros para esbozar el presupuesto, y solicitó formalmente a los partidos en el Congreso que habiliten una norma en la que indiquen las entregas a cuenta y las previsiones de déficit, para que las comunidades puedan elaborar así sus presupuestos. «Se non se poñen de acordo para gobernar, que nos deixen gobernar», apuntó el popular.

La legislación obliga a aprobar el techo de gasto antes del 31 de julio, por lo que la comunidad gallega lleva más de un mes de retraso «por motivos que nada teñen que ver coa realidade actual na comunidade», apuntó Feijoo, quien lamentó que los gallegos se vean sometidos a este bloqueo. «Como comunidade non podemos asumilo como propio, e facerlle pagar aos galegos as súas consecuencias», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Más de 32.000 gallegos se ahorraron 1.500 euros por no pagar sucesiones