La receta del éxito del comercio: calidad, innovación y sostenibilidad

J. Manuel Bouzón TRIBUNA ABIERTA

ECONOMÍA

07 sep 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Los hábitos de los consumidores están cambiando y el comercio gallego tiene ante sí el importante reto de actualizarse. La competencia de grandes cadenas o redes de franquicias es fuerte, y su omnipresencia monopoliza el paisaje comercial de las ciudades. Tal es así que, hoy en día, el centro comercial o la calle de compras que no cuente con la presencia de los grupos Inditex, Mango o Cortefiel están abocadas a morir comercialmente. Estas locomotoras son las que determinan la localización de las zonas de compras. Donde ellas se ubican, el comercio va detrás.

Cuando una gran cadena elige un determinado emplazamiento no lo hace de forma aleatoria. La decisión obedece a estudios de mercado, y también a estadísticas que miden el flujo de personas por días y franjas horarias.

En la práctica esto se traduce a una concentración de las principales cadenas en determinadas áreas de las ciudades que se convierten en zonas elitistas y exclusivas no aptas para el pequeño comercio local.