Toque de atención


La encuesta de población activa, como su propio nombre indica, es precisamente eso, una encuesta. Se debe buscar en ella, más que el dato preciso, señales que expliquen la dirección del mercado laboral. En el segundo trimestre, nos habla de 271.400 ocupados más en España y 12.900 en Galicia. Cifras nada desdeñables, y que algunos posiblemente observen como una nueva señal de que se está generando empleo. Es una lectura demasiado simplista. Los datos, aun siendo positivos, se quedan lejos de lo esperado: la tasa de crecimiento está claramente por debajo del 3 %, y una ocupación de 434.400 personas en los 12 últimos meses muestra una tasa anual del 2,43 %. Preocupante. ¿Se estará agotando nuestro ritmo de generación de puestos de trabajo? Lo cierto es que este país, de memoria tan laxa, se está olvidando de lo que cuesta que alguien salga del pozo del desempleo. Tanto lanzar a los vientos que el crecimiento económico es hijo de los ciclos nos ha llevado no solo a creerlo, sino también a pensar que hagamos lo que hagamos seguiremos creciendo.

Y ante esta máxima, ¿por qué  llegar a pactos de Estado? ¿Para qué crear agendas de reformas? ¿Para qué diseñar políticas de crecimiento? ¿Para qué intentar ser estadista si alcanzo más impacto mediático rompiendo rodillas? Lo que está claro es que llevamos sesenta y nueve meses con una tasa de paro por encima del 20 % de la población activa. Una pura vergüenza. No le pasa a nadie en la OCDE, salvo a Grecia. Pues bien, ese dato que haría sonrojarse a cualquier político de cualquier país del mundo aquí deja fría a toda la clase política. Están insensibilizados con el dolor de la sociedad.

Dicho esto, toca recordar que una buena parte de esos casi 300.000 nuevos ocupados proceden del turismo, que este está viviendo una primavera de crecimiento porque a dos horas de avión de Valencia, cara a Oriente, no hay rincón sin inestabilidad política o conflicto bélico. Vamos, que una buena parte del empleo que estamos creando, y que encima es de baja calidad, se sustenta sobre la muerte y las desgracias de nuestros vecinos. Todos los días hay que decirlo, pero quizás días como el de hoy con la voz un poco más alta, la política, la casa pública, ha de ser cosa de gente seria.?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Toque de atención