El FROB incrementa sus provisiones para posibles agujeros de la antigua Novagalicia

En cambio, decide liberar 20,8 millones que había reservado para cubrir los litigios con accionistas de la entidad


redacción / la voz

El FROB, el fondo público de rescate, ha decidido en el último año aumentar hasta los 396 millones de euros la provisión de fondos con los que hacer frente a posibles contingencias que se presenten en Abanca, la antigua Novagalicia. Cuando esta entidad fue adjudicada a Banesco en diciembre del 2013, se incluyeron una serie de garantías para el comprador que tenían que ver, por ejemplo, con litigios judiciales, con la depreciación de activos traspasados a la Sareb, con los activos fiscales del banco... Una especie de blindaje que se incluyó en la puja que ganó Juan Carlos Escotet.

En su último informe anual, el FROB revela que «en base a las estimaciones realizadas con la información disponible» es necesario incrementar esa hucha para contingencias de Novagalicia con 17 millones de euros más.

En cambio, el fondo público ha decidido liberar 20,8 millones que tenía reservados para cubrir litigios con los antiguos accionistas del banco, los empresarios gallegos que denunciaron al FROB después de perder los 70 millones que inyectaron en enero del 2012. Prescinde de ese montante por recomendación de sus asesores legales. Coincide ese movimiento con una serie de sentencias favorables que está recibiendo ese organismo por parte de la Audiencia Provincia de A Coruña.

Las cuentas de Fondo revelan también que Banesco pagó el 6 de mayo 300 millones de euros por Abanca, adelantando parte del dinero que adeuda por la compra.

También se incluye que para cubrir los agujeros del Banco Gallego, vendido por un euro al Sabadell, el FROB reserva 94,8 millones, cinco menos que un año antes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El FROB incrementa sus provisiones para posibles agujeros de la antigua Novagalicia