Empresas gallegas accionistas de Bankia descartan denunciar la salida a bolsa

Desembolsaron más de cinco millones en julio del 2011 en una operación cuestionada por la Justicia


Redacción / La Voz

En julio del 2011, la salida a bolsa de Bankia se convirtió en una cuestión de Estado, con el PSOE (entonces en La Moncloa) y el PP presionando a las grandes empresas para que participaran en esa operación, que comandaba Rodrigo Rato, hoy a punto de sentarse en el banquillo. Tenía que suponer un espaldarazo hacia el exterior para la banca española, ya entonces muy cuestionada en Europa, con dudas sobre su solvencia, el proceso de fusiones de cajas y la conversión bancaria. Pese a su escasa implantación en Galicia -a través de Caja Madrid y Bancaja, el corazón de Bankia-, la salida a bolsa contó con la participación de varias grandes sociedades de la comunidad, aparte de miles de pequeños accionistas minoritarios. Estos últimos han recuperado una gran parte de aquella inversión (más de ocho millones) después de que el banco abriera en primavera un proceso de devolución extrajudicial. El motivo de ese reintegro está en una sentencia judicial del Supremo, en febrero, que venía a ratificar que la salida a bolsa del banco se hizo con datos falseados; es decir, los clientes no contaron la información adecuada para valorar del riesgo de su inversión.

Aquella sentencia hacía referencia solo a los pequeños accionistas, no a los inversores institucionales, donde están grandes fondos o corporaciones. Sin embargo, esa espita no ha quedado cerrada y uno de los grandes grupos que decidieron invertir ha decidido abrirla: Iberdrola. La firma presidida por Ignacio Sánchez Galán ha interpuesto una denuncia en un juzgado de Madrid reclamando 12 millones de euros por las minusvalías que tuvo con aquella escandalosa salida a los mercados. «El error fue ocasionado por la información falsa e incorrecta incluida por Bankia en el folleto de la oferta pública de suscripción, en atención y en consideración al cual Iberdrola decidió efectuar su inversión en Bankia», dice el escrito, desvelado la semana pasada por El Mundo.

Iberdrola (que se jugó casi 70 millones) abre así un camino en el que podrían acompañarle otros. La lista de grandes inversores que acudieron a aquella llamada en julio del 2011 es extensa: están prácticamente todos los grandes bancos, Telefónica, ACS, Ferrovial, Mapfre, Mutua Madrileña... Y un pequeño grupo de empresas gallegas que metieron unos cinco millones de euros que prácticamente se han esfumado. Se trata de Doniños de Inversiones, una sicav vinculada a Manuel Jove; Nova Pesca Trading, del grupo Pescanova; e Isowat, de Invertaresa. En ese listado de grandes inversores también hay firmas con una fuerte presencia en Galicia como Ence o Ferroatlántica. Y algún empresario oriundo de Galicia, aunque plenamente asentado en Madrid, como Fernando Fernández Tapias

El caso es que ninguno de ellos ha decidido seguir los pasos de Iberdrola. Ni han denunciado ni se plantean dar el paso, explican. Se trató en su día de un movimiento exclusivamente financiero, coinciden las fuentes consultadas, que se deshizo con el paso de los meses. No había afán de permanencia. En el caso de Pescanova, esa compra procede de los tiempos de Manuel Fernández de Sousa, ya fuera de la gestión de la nueva sociedad, la nacida tras el concurso y la reestructuración de la pesquera. En su caso, Nova Pesca Trading, que funcionaba como brazo inversor de Pescanova, metió unos tres millones.

Bastante menos -se calcula que un millón- fue el caso de Manuel Jove, que vendió un tiempo después de esa salida. En el caso de Isowat la inyección rondó los 250.000 euros; ya no tiene participación alguna.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Empresas gallegas accionistas de Bankia descartan denunciar la salida a bolsa