Los saldos de pisos no acaban con el «stock» de vivienda nueva en Galicia

Solo en las grandes capitales españolas se ha consumido el excedente generado en la crisis

Stock de nueva obra Stock de nueva obra

redacción / la voz

Se venden más pisos, el metro cuadrado ha subido de precio (o al menos se ha estabilizado) y las hipotecas fluyen con algo más de alegría. Aunque los principales termómetros del mercado de la vivienda apuntan a que la crisis del sector inmobiliario va quedando atrás, hay todavía obstáculos que suponen un freno en el camino de la recuperación. Entre ellos, quizás el más destacable es la bolsa de obra nueva que, ocho años después del pinchazo de la burbuja, sigue sin encontrar comprador.

En toda España quedaban, a finales del año pasado, casi medio millón de viviendas en stock. En concreto, eran 492.000, según el informe de tendencias realizado por Servihabitat, el gestor inmobiliario controlado por Caixabank y el fondo TPG, que calcula que el año pasado se consumió más del 28 % de esa bolsa de pisos, gracias a que la demanda se incrementa a un ritmo mucho mayor al que avanza la producción de viviendas. Para este año prevén un mordisco similar, cercano al 25 %, lo que dejaría el stock en el entorno de los 367.500 inmuebles.

Pero, tal y como recuerdan los autores del estudio, ese proceso de absorción del exceso de oferta no es homogéneo, sino que depende de la fortaleza del mercado en cada zona del país. En las grandes ciudades, especialmente en aquellas con más de cien mil habitantes, la reducción del stock avanza a pasos agigantados de forma que en las grandes capitales, como Madrid o Barcelona, pero también algunos puntos de la costa, el mercado ya se puede dar por normalizado, ya que se encuentran en situación de stock técnico. Esto es, que apenas están disponibles las viviendas recién rematadas y durante el tiempo que se tarda en encontrarles comprador, que en estos casos no suele ser muy largo.

No es el caso, sin embargo, de las áreas metropolitanas o de otras ubicaciones más alejadas de los centros urbanos, donde la previsión apunta a que la digestión del ladrillo atragantado será mucho más pesada, «puesto que la actual y la potencial demanda no busca su nueva vivienda en localizaciones periféricas». Por qué hacerlo si se pueden encontrar pisos en el centro y más baratos que hace ocho años. 

En Galicia, casi 40.000

Más lento es también el ajuste en Galicia, que cerró el año pasado con cerca de 40.000 viviendas nuevas sin vender, a razón de 122 por cada diez mil habitantes, una ratio dieciséis veces superior a la que se registra en Madrid. Y para este año, Servihabitat pronostica una reducción mucho menos intensa que la media, del 16 %, lo que dejaría el stock sobre 33.300 unidades en diciembre.

El análisis del gabinete de estudios de Servihabitat coincide con la tendencia ya anticipada por los inmobiliarios gallegos: en la comunidad, el mercado de la vivienda se mueve con más dinamismo en el Eje Atlántico, especialmente en concellos de más de 50.000 habitantes, donde no solo se venden más pisos sino que ya se ha empezado a mover también el mercado del suelo para obra nueva. También repunta el mercado de la segunda residencia en la costa pontevedresa, en localidades como Baiona o Sanxenxo, aunque en estos casos lo hace tras un severo ajuste de precios. Sin embargo, detectan más dificultades en la Costa da Morte o en A Mariña, donde ni la proliferación de pisos ganga consiguen drenar un stock que engordó como en ningún otro punto de la comunidad durante la crisis, y lo hizo enfocado a una demanda, la vacacional, que no era la habitual en ese mercado.

Ese menor empuje del mercado gallego de la vivienda también se notará, según los analistas, en que los precios seguirán contenidos. En Galicia prevén un repunte de solo nueve décimas, frente al 6,8 % que se encarecerá el metro cuadrado en Baleares y las tasas por encima del 4 % en Madrid, Cataluña y Valencia. Solo cinco comunidades (Asturias, Cantabria, el País Vasco, Aragón y Castilla-La Mancha) experimentarán subidas inferiores a la gallega.

Previsiones del sector inmobiliario en Galicia

12.757 

Compraventas. La gestora de Caixabank prevé un alza del 2,6 %

107.950 

Precio medio. El valor de las transacciones repuntará apenas un 0,9 %.

33.373 

Casas en «stock». El año pasado cerró con más 39.800 viviendas sin vender.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los saldos de pisos no acaban con el «stock» de vivienda nueva en Galicia