Los hogares más pobres soportan casi la misma carga fiscal que los más ricos

Ana Balseiro
ana balseiro MADRID / LA VOZ

ECONOMÍA

No disponible

El IVA y las cotizaciones estrangulan al grupo de rentas más bajas en España

08 jun 2016 . Actualizado a las 07:16 h.

Los impuestos deben ser progresivos, es decir, su tasa debería ser mayor en función de la capacidad de quien lo paga, persiguiendo con ello un efecto redistributivo de los recursos. Pero la teoría acaba corregida por la realidad. Y es que, según el estudio presentado ayer por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea, de tendencia conservadora), los impuestos apenas corrigen un 2,82 % la desigualdad de la renta, ya que los hogares más pobres soportan casi la misma carga fiscal que los más ricos.

¿Cómo es posible? La explicación está, sobre todo, en el peso de las cotizaciones sociales y del IVA, que tienen un efecto claramente regresivo. Los impuestos indirectos (IVA, especiales y transmisiones patrimoniales) son idénticos para todos los contribuyentes, independientemente de su nivel de renta, por lo que tienen un peso mayor sobre menor cuantía de renta disponible. Y lo mismo ocurre con las cotizaciones a la Seguridad Social: la base mínima es de 764,40 euros mensuales, que rebasa los salarios más reducidos y hay autónomos que pagan pese a tener pérdidas. El efecto es el contrario en el caso de las rentas más elevadas, que también tienen una base máxima de cotización de 3.642 euros mensuales.

Este informe, realizado por los investigadores Julio López Laborda, Carmen Marín y Jorge Onrubia, analiza datos del 2013 -toma como base las encuestas de presupuestos familiares y de condiciones de vida del INE-, pero los autores explicaron que los cambios tributarios de la última legislatura han incrementado la brecha de la desigualdad. Y es que, aunque tras su subida inicial, en el 2015 se rebajó el IRPF, el incremento del IVA vino para quedarse.