El presidente de Bankia aboga por que los directivos del sector se bajen el sueldo

Goirigolzarri cree que las retribuciones deben adaptarse a la caída de rentabilidad que sufre la banca

.

Madrid / La Voz

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, dijo ayer públicamente lo que los inversores llevan un tiempo comentando en círculos cerrados: que los sueldos de los directivos y consejeros del sector financiero -idénticos o incluso superiores a los de la época de bonanza- no son sostenibles en un entorno de bajas rentabilidades como el actual. Si el accionista no gana dinero y la cotización de las entidades no deja de caer, los gestores deberían predicar con el ejemplo y apretarse el cinturón también.

En su intervención en el cuarto Foro Anual del Consejero, organizado por el IESE, Goirigolzarri indicó que las retribuciones en las empresas, especialmente en la banca, están bajo el foco de la opinión pública y de los mercados e invitó a revisar si los criterios que definieron las remuneraciones en el pasado deben mantenerse. «Tenemos que hablar sobre cuál es el contrato que la empresa va a tener con la sociedad en el siglo XXI», dijo.

Y fue más allá al sentenciar que «las remuneraciones han sido tradicionalmente altas porque las rentabilidades del negocio también lo eran. Pero ahora, cuando la rentabilidad es baja, estas retribuciones deben acompañar esta caída».

500.000 euros anuales

La cúpula de Bankia, sin embargo, está al margen de esta dinámica, ya que sus sueldos están limitados por ley, al ser una entidad rescatada con dinero público. Por ello, tanto Goirigolzarri como el resto de altos directivos, perciben una retribución anual máxima de 500.000 euros, que es el tope para entidades controladas indirectamente por el Estado (el FROB posee el 64 % del banco a través de su matriz, BFA, íntegramente de propiedad pública). Los tres consejeros ejecutivos la entidad -el presidente, el consejero delegado y el director general de personas, medios y tecnologías- tienen derecho a otros 250.000 euros de variable que hasta la fecha siempre han renunciado a cobrar.

Sirva como ejemplo de las elevadas remuneraciones del sector que el pasado año la presidenta del Santander, Ana Botín, cobró 9,8 millones de euros, un 10 % más que el ejercicio previo, mientras que Francisco González, en el BBVA, percibió 5,6 millones, un 2,3 % más, cuantías muy alejadas de los 500.000 euros anuales de Goirigolzarri.

Indemnizaciones millonarias

Aunque hay que recordar que el actual presidente de Bankia fue ejemplo de la generosidad de los pagos del sector financiero, ya que al salir del BBVA, donde era consejero delegado, lo hizo con una pensión de 68,7 millones de euros bajo el brazo. Solo el ex vicepresidente del Santander, Ángel Corcóstegui, con 108 millones, y el exconsejero de la misma entidad, Alfredo Sáez, con 88 millones, le superaron en cuantía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El presidente de Bankia aboga por que los directivos del sector se bajen el sueldo