Las grandes cadenas apenas controlan una de cada cuatro plazas hoteleras en Galicia

Mario Beramendi Álvarez
Mario Beramendi SANTIAGO / LA VOZ

ECONOMÍA

La oferta de hoteles en Galicia

El minifundio de la oferta influye en la profesionalización y limita la promoción de paquetes

22 may 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Una oferta atomizada, en su mayoría en manos de pequeños empresarios locales, y una escasa penetración de las grandes cadenas. Esta es la radiografía, a grandes rasgos, del mercado de la propiedad hotelera en Galicia, donde solo una de cada cuatro plazas están en manos de los principales operadores. Un minifundio en la oferta que influye en la profesionalización del servicio y complica la obtención de economías de escala, la reducción de costes y, en consecuencia, la posibilidad de ofertar paquetes turísticos más competitivos en precios sobre todo en relación a otros comunidades, donde prima el atractivo de sol y playa. Este desequilibrio, que Galicia viene arrastrando desde hace ya años y que se ha ido corrigiendo, cobra especial relevancia en un contexto como el actual, donde algunas comunidades están apoyando en el turismo su buen desempeño económico. No es el caso gallego.

«Así como temos un control da demanda interna de turistas en Galicia non sucede o mesmo cando falamos dos visitantes estranxeiros: aí collemos pouco», explica el profesor y economista Albino Prada.

Sobreoferta

La sobreoferta de plazas infrautilizadas a lo largo del año en muchos puntos de Galicia tiene que ver, en gran medida, con el mayor peso de los hoteleros independientes, negocios familiares a los que no les importa abrir todo el año al tener mucho menos personal contratado. «Las grandes cadenas están más profesionalizadas y eso tiene que ver con la calidad de la oferta, pero los pequeños establecimientos son familiares y con trato directo, y esto es también apreciado por los turistas», sostiene José Luis Maestro, director de Competitividad en Turismo de Galicia.