PSA Vigo se garantiza diez años de plena actividad con un todocaminos de Peugeot

El presidente del grupo anuncia una inversión de 640 millones en la planta hasta el 2020

PSA Vigo fabricará un nuevo turismo a partir del 2020 El presidente de PSA, Carlos Tavares y Núñez Feijoo presentan el nuevo proyecto que afronta la planta viguesa

Vigo / La Voz

Se cumplieron las previsiones. La planta de PSA en Vigo ha sido la elegida para construir un nevo modelo de turismo que la multinacional sacará al mercado en el año 2020, con el que se garantiza «plena actividad» hasta el 2026. La confirmación oficial la hizo ayer el presidente del grupo, Carlos Tavares, que evitó ofrecer datos concretos sobre el futuro modelo más allá de que será un turismo que se inscribe dentro de la «ofensiva sin precedentes en el mercado europeo» en la que está embarcada la multinacional y que se traducirá en la salida al mercado de 28 nuevos vehículos en los próximos seis años.

Añadió que el modelo concreto que se asignará a cada fábrica se conocerá cuando el proceso esté lo suficientemente maduro y «alcance el nivel preciso». Solo entonces se decidirá qué vehículo va a cada planta. No obstante, fuentes del sector afirman que será un modelo de la familia del Peugeot 208, en concreto una versión más compacta del 2008, tipo todocamino y que en clave interna tiene por nombre P24.

La industrialización del nuevo proyecto lleva aparejada una inversión de 640 millones, parte de los cuales se destinarán a la creación de una nueva plataforma modular en la cadena uno de producción, la misma en la que se montan las furgonetas. Tavares explicó que con el nuevo encargo la fábrica viguesa podrá volver a alcanzar niveles de máxima capacidad, que situó entre los 450.000 y los 500.000 vehículos anuales, cifras a las que hace una década que no llega.

PSA Vigo fabricará un nuevo turismo a partir del 2020 El presidente de PSA, Carlos Tavares y Núñez Feijoo presentan el nuevo proyecto que afronta la planta viguesa

Respecto del impacto que la adjudicación puede tener en la plantilla, integrada en estos momentos por 5.435 trabajadores indefinidos, Tavares prefirió no pronunciarse. En lo que sí insistió es en la necesidad de optimizar el proceso de fabricación, lo que implica, afirmó, mejorar las condiciones laborales y reducir costes.

Exclusividad

Tampoco confirmó si Vigo se adjudicará el modelo en exclusiva para toda Europa o si lo compartirá con alguna otra planta. «La estrategia de producción de PSA pasa por desarrollar un conjunto de vehículos con vocación mundial», respondió. Fuentes del sector aseguran que Vigo fabricará el futuro todocamino en exclusiva para el continente, en tanto sus socios chinos de Dongfeng, con quienes compartirá plataforma, fabricarán para el mercado asiático.

Carlos Tavares agradeció en su intervención (la hizo en francés, no en su portugués natal) la implicación tanto de la Xunta como de la Zona Franca para mejorar la competitividad de la factoría de Balaídos. Lo hizo en presencia de sus máximos responsables, Alberto Núñez Feijoo y Teresa Pedrosa, que asistieron al anuncio oficial en la sede de la Xunta en Vigo (la presentación pública del contrato se hizo allí, no en la fábrica). El acto contó también con la presencia de Juan Antonio Muñoz Codina, exdirector de PSA Vigo y en la actualidad director industrial del grupo para la Unión Europea.

Para Feijoo, el anuncio de Tavares «es un espaldarazo al futuro de la automoción gallega a medio plazo», con el que queda «despejada» una década de actividad. «Es una excelente noticia para las más de 19.000 familias que viven del sector», dijo. Añadió que la inversión va a tener un «efecto dominó» inmediato tanto en el campo de la innovación como de las exportaciones, y va a ser una contribución decisiva para crear 100.000 empleos en la industria. «El peso del sector industrial en el 2020 va a llegar al 20 %», vaticinó. Aseguró que la Xunta va a hacer sus deberes y a cumplir con el compromiso de respaldar la inversión de PSA: «Vamos a colaborar dentro de la configuración industria 4.0».

20 años después, la Berlingo cede el testigo a la K9

Coincidiendo con la visita del presidente del grupo, Carlos Tavares, la planta viguesa de PSA celebró los 20 años de las furgonetas Berlingo y Partner, cuya producción arrancó en 1996. Toda una revolución si se tiene en cuenta que fueron los primeros vehículos de este segmento que no derivaban de una berlina, que hasta entonces era lo habitual.

Durante este tiempo se ha convertido en el buque insignia de la factoría. Su industrialización llevó aparejada la creación del turno de noche, integrado inicialmente por 500 trabajadores.

En el año 2002, seis después de su lanzamiento al mercado, comenzó a fabricarse una versión completamente renovada de las furgonetas, y en el 2008 vio la luz una tercera generación.

A lo largo de estos 20 años han salido de la línea uno de montaje de Vigo algo más de 4,3 millones de unidades, de las que 2,4 son del modelo Berlingo y el resto del Partner. El pasado año se fabricaron un total de 226.000 furgonetas de ambos, lo que representa un 56 % de la producción total de la planta. El 92 % se destinó al mercado exterior. En total, llega a 65 países de todo el mundo con Francia, Gran Bretaña, España, Alemania, Bélgica y Argelia como principales destinos. Las Berlingo y Partner representan el 33 % de las ventas en el mercado español y el 28 % en el europeo.

La experiencia acumulada a lo largo de dos décadas, unida a una serie de medidas de competitividad y reducción de costes (también en la plantilla), garantizaron en su día a la planta la adjudicación de la próxima generación de vehículos comerciales de la mano del denominado proyecto K9, del que ya se están construyendo las primeras unidades de prueba. La previsión es que llegue al mercado en el primer trimestre del 2018.

Vigo produce en la actualidad una media de 1.900 unidades de seis modelos distintos. El 89 % se destinan a la exportación.

Una factoría eficiente que está entre las tres mejores de la multinacional

El patrón de PSA, Carlos Tavares, felicitó a los trabajadores de la factoría de Vigo, a los que en buena medida atribuyó que esté «entre las tres mejores del grupo en calidad industrial». Valoró el «muchísimo talento» que reúne la plantilla, lo que ha jugado a favor de la asignación del nuevo modelo. «Es un gran éxito para Vigo», dijo.

Los sindicatos, con los que Tavares se reunió a media mañana de ayer y a los que anticipó privadamente el anuncio que luego formalizaría ante Feijoo en la sede de la Xunta, no ocultan su satisfacción. «Que sea un vehículo de alta producción es una garantía de estabilidad», afirmó Rubén Pérez (UGT), que añadió que como han venido reiterando desde que se adjudicó, «el K9 es importante pero no suficiente para garantizar el sistema de dos líneas de producción». Junto con la francesa de Sochaux, Vigo es la única planta del grupo que mantiene el doble flujo.

En parecidos términos se expresaba Santiago García Cameselle (Comisiones Obreras), que consideró el nuevo modelo «una recompensa al esfuerzo que ha realizado la plantilla en estos últimos años», que va a redundar en la estabilidad del empleo.

Peticiones de la plantilla

Comisiones Obreras aprovechó el encuentro con Tavares para trasladarle dos peticiones. La primera que el grupo ponga en valor el esfuerzo que han hecho los trabajadores tanto en materia económica como de producción, y que tiene su reflejo en un pacto de ajuste de costes laborales que está vigente hasta el 2019. Le transmitieron en segundo lugar su preocupación por el recientemente presentado plan estratégico para los próximos cinco años, bautizado como push to pass (empujar para adelantar). «Nos preocupa que pueda significar otra vuelta de tuerca para los trabajadores cuando ya estamos al límite», afirmó García Cameselle.

Votación
12 votos
Comentarios

PSA Vigo se garantiza diez años de plena actividad con un todocaminos de Peugeot