Su peso se triplicó en España en los años del bum inmobiliario


Los técnicos de Hacienda ponen el foco en lo «ilógico» de que un billete que no se utiliza en las transacciones comerciales habituales tenga una tasa de penetración tal elevada: denota que su utilización ha estado ligado a actividades opacas que escapan del control de la justicia y del fisco. Y los ejemplos se multiplican. Por el lado de la corrupción están frescos los casos más mediáticos (la Púnica o la Gürtel); y por el de la evasión fiscal, los billetes de 500 se han usado habitualmente para pagar en B al vendedor parte del valor del piso -que no se escrituraba- que se compraba. De hecho, la época de mayor esplendor de los binladen fue durante el bum inmobiliario, cuando llegaron a suponer la cuarta parte del total de los que se movían por la eurozona. Eso explica que al iniciarse la crisis inmobiliaria disminuyera su uso hasta suponer actualmente el 10 % de los billetes grandes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Su peso se triplicó en España en los años del bum inmobiliario