El primer cajero de «bitcoins» en Galicia se instalará en Marineda

G. L. REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

JIM URQUHART | REUTERS

De momento, ninguno de los establecimientos del centro comercial coruñés admite este medio de pago

22 abr 2016 . Actualizado a las 11:01 h.

Galicia contará, desde la próxima semana, con el primer cajero de bitcoins de la comunidad. Los gallegos que operen con esta moneda virtual tendrán a su disposición un nuevo punto donde intercambiarlas por euros en A Coruña, en concreto en el centro comercial Marineda City, donde la empresa instaladora, la catalana ATMs Bitcoin Exchange, ha decidido ubicar el dispositivo.

Su portavoz, Néstor Pavón, explica que la compañía -que empezó gestionando un cajero en Madrid y cuenta ya con 17 terminales operativos y otros cinco en proceso de instalación-, eligió la ubicación por la afluencia de visitantes y la visibilidad que ello les ofrece, así como por la mayor flexibilidad horaria, que da más facilidades para que los usuarios puedan acercarse para realizar sus transacciones. El funcionamiento es sencillo: para comprar bitcoins será necesario ingresar billetes de euro, que la máquina procesa y convierte en monedas virtuales en función del tipo de cambio vigente en ese momento -ayer rondaba los 390 euros por cada bitcoin-, que se ingresarán en la cuenta del usuario. Este también puede optar por la operación inversa: vaciar su monedero electrónico y retirar euros en efectivo. Todo, con un tope de mil euros diarios, «el límite que marca el Banco de España», y con unas comisiones del 6 % para las operaciones de compra de bitcoins y del 4 % para las ventas, aunque estos márgenes se revisarán en un futuro en función del volumen de transacciones que registre el cajero, explica Pavón.

De momento, a la dirección de Marineda no le consta que ninguno de los establecimientos del centro comercial acepte el pago en bitcoins. Pero a la empresa instaladora no le preocupa. El proceso, explican, funciona a la inversa. Confían en que una vez empiece a operar el cajero, y los comerciantes vean el interés de los consumidores por esta moneda virtual, empezará a extenderse como medio de pago, como ya sucedió en otras zonas de España. Citan como ejemplo la madrileña calle Serrano.