«Para la banca era normal asumir altos riesgos con el dinero de todos»

El jurista compara las prácticas del mayor banco alemán, el Deutsche Bank, con las de la mafia


berlín / e. la voz

Desde participar en operaciones ilegales del mercado inmobiliario estadounidense, hasta ignorar las sanciones económicas impuestas sobre ciertos países, pasando por manipular tipos de interés interbancarios, como el líbor, infringir las leyes contra el lavado de dinero, realizar dudosas transacciones en el mercado de divisas y hasta aparecer en los papeles de Panamá. «Todas estas prácticas incriminatorias han provocado la actual crisis del Deutsche Bank». Así de rotundo se muestra el jurista y escritor alemán Wolfgang Hetzer, que entre el 2002 y el 2013 dirigió el departamento de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude, en Bruselas, y que ha trabajado como asesor del Gobierno en asuntos de corrupción y lavado de dinero. En su penúltima obra ¿Es el Deutsche Bank una organización criminal?, Hetzer compara a la primera entidad financiera alemana con la mafia.

-¿Cómo y cuándo empezaron los problemas del Deustche Bank?

-Todo empezó cuando la entidad consiguió convencer a sus socios de que le prestaran un 97?% de capital, con la excusa de que se trataba de un sector complicado. El Deutsche Bank debería haber antepuesto el capital propio y la liquidez, que son las únicas herramientas para reducir el riesgo al que se exponen los grandes bancos cuando operan en el sector financiero. Mientras que en la industria el capital propio es símbolo de solidez, los banqueros solo conocen el idioma del dinero. Eso sí, el Deutsche Bank no es el único.

-¿Cómo es posible que las conductas que usted denuncia pasaran desapercibidas durante tanto tiempo?

-Pues porque, por entonces, en la banca lo importante era competir con los más grandes. Se consideraba normal participar en negocios financieros turbios, cuestionables y de alto riesgo, utilizando además el dinero de los clientes de a pie.

-¿Cuál es la diferencia entre la actual crisis del Deutsche Bank y las que vivieron en el pasado otros bancos alemanes como Commerzbank o Hypo Real Estate?

-La enorme carga criminal que caracteriza a ciertas áreas de negocio del Deutsche Bank, el hecho de que la entidad haya actuado así durante mucho tiempo, y la falta de escrúpulos y de vergüenza de sus anteriores directivos.

-¿Es el Deutsche Bank el nuevo Lehman Brother?s como mantienen algunas voces?

-No, no se pueden comparar.

-Sin embargo, muchos insisten en que la entidad es a la banca alemana lo que Italia a la Unión Europea en el tema de la crisis de la deuda. ¿Es el Deustche Bank demasiado grande para dejarlo caer?

-La desaparición del Deutsche Bank tendría graves consecuencias para toda la economía alemana. No obstante, repito que el Deustche Bank no es el único. Al igual que durante la crisis de la deuda no solo Italia representaba (y representtodavía) un gran riesgo para toda la Unión Europea, sino también España, Portugal, Grecia y hasta Irlanda.

-¿Por qué en Alemania, a diferencia de lo que ocurrió precisamente en estos países, no hay presión de las autoridades para que la entidad se reestructure?

-Actualmente al Gobierno alemán no le interesa exigir la reestructuración del Deutsche Bank.

-A propósito del Gobierno: teniendo en cuenta que hasta el Fondo Monetario Internacional ha expresado ya sus dudas sobre una solución a la crisis. ¿Por qué el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, dice no estar preocupado por la salud de la entidad?

-No se puede descartar que el actual Ejecutivo quiera tranquilizar a los inversores. Hay que tener en cuenta que el volumen de negocio del Deutsche Bank es cinco veces mayor que los actuales Presupuestos alemanes. Así que hasta el mero rumor de quiebra podría alterar aún más a los mercados financieros. Al fin y al cabo, la opinión pública se pregunta si el banco sigue disponiendo de dinero suficiente para pagar lo que debe.

-¿Qué va a pasar ahora?

-El nuevo presidente está convencido de que su modelo de negocio funciona, por lo que no necesita pasar a la defensiva. Desde que asumió el cargo [verano del 2015], John Cryan aspira a consolidar al Deutsche Bank como uno de los bancos de capital más importantes de Europa. La entidad ha seguido activa en el sector de la banca de inversión, pese a que los organismos de supervisión han endurecido las reglas del juego y las operaciones son menos rentables. Pero en el año 2016 esta estrategia llegará a su fin y, después, la entidad se reducirá a sus dos pilares: clientes y empleados.

-Entonces, ¿es o no el Deutsche Bank una organización criminal?

-Eso han de decidirlo los lectores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Para la banca era normal asumir altos riesgos con el dinero de todos»