Vigo se quedará con dos de los 34 modelos que PSA lanzará en 5 años

El primero es la gama de furgonetas ya asignada y el otro se adjudicará en mayo


Vigo / La Voz

PSA quiere ser el primer constructor europeo de coches a la vuelta de 5 años y lo hará prescindiendo de las marcas Peugeot y Citroën de su nuevo nombre oficial: PSA Group.

Su presidente, Carlos Tavares, presentó ayer lo que hay detrás de este cambio de imagen, y que se resume en un nuevo intento para acertar con los gustos del mercado, con los que ha tenido más de un patinazo. El más cercano, la gama de vehículos económicos que fabrica Vigo (Citroën C-Élysée y Peugeot 301), que ya no tendrá continuidad.

El plan de empuje, denominado Puss to pass 2016-2021, contempla una programación de 34 lanzamientos en los próximos 5 años, repartidos entre la docena de plantas del grupo repartidas por todo el mundo. Tavares no habló de adjudicaciones por países. Solo especificó que 26 de estos modelos serán turismos y 8 serán vehículos comerciales. Además anunció la decisión de entrar en el segmento pick up.

Autónomos y eléctricos

Las 10 fábricas europeas (5 en Francia) asumirán la mayoría de los nuevos vehículos, un total de 28, de los que Vigo, la factoría líder en producción de PSA en Europa (solo superada por Wuhan, China) asumirá dos proyectos.

El primero de los lanzamientos entregados a la planta gallega se conoce ya hace meses. Es la nueva gama de furgonetas (Berlingo, Partner y Peugeot), que saldrá al mercado en el 2018, con una previsión de mas de 200.000 unidades fabricadas al año.

El segundo está en pleno proceso de adjudicación. PSA Vigo guarda mutismo absoluto sobre el tipo de vehículo cuyo anuncio se espera para el próximo mayo.

Tavares también puso fecha al vehículo sin conductor. El coche plenamente autónomo en el que PSA trabaja en colaboración con los ingenieros gallego del CTAG (Centro Tecnológico de Automoción de Galicia) estará listo en el 2021.

Además, reforzará su apuesta por la electromovilidad, con 4 nuevos eléctricos y 7 híbridos.

El grupo francés espera incrementar sus ventas mundiales un 25 % hasta el 2021

La dirección de PSA Vigo reunió ayer a los representantes de los trabajadores para explicarles el plan 2016-2021 que dos horas antes acababa de presentar el presidente Tavares en París.

«Es muy generalista. Nos gustaría tener más concreción del reparto de modelos por plantas», afirmaron fuentes sindicales que, sin embargo consideran positiva la asignación a Vigo de dos de los 34 modelos, aunque uno de ellos aún no se pueda dar por seguro. «Lo importante no es tanto el número de modelos como los volúmenes de producción que traigan», explicó un representante sindical. «Estamos hablando de 34 modelos en todo el mundo. Eso supone que habrá modelos que solo se harán para un mercado concreto, como China», aclaró.

Más margen

PSA explicó a la plantilla de Vigo que entre los objetivos de esta nueva estrategia marcada para los próximos 5 años figura un incremento de la facturación del 25 % (un 10 % entre el 2016 y el 2018 y un 15 % adicional hasta el 2021). Otra previsión del plan es la obtención de un margen operativo del 10 % (un 4 % entre el 2016 y el 2018 y un 6 % hasta 2021.

El trabajo presentado ayer por Tavares tuvo una inmediata recompensa. A las pocas horas de dar a conocer la nueva estrategia, la agencia de calificación crediticia Moody?s mejoró ayer de Ba3 a Ba2 (calidad cuestionable, con capacidad incierta a largo plazo con gran sensibilidad a entornos adversos) el ráting a largo plazo del grupo PSA.

Tavares: «Mi sueldo es normal, a la vista de mis responsabilidades»

El presidente de PSA, Carlos Tavares, entiende las críticas recibidas por haberse doblado el sueldo, hasta los 5,4 millones de euros, que es la suma aprobada en las cuentas del 2015. Sin embargo, el patrón de la multinacional defendió ayer su derecho a tan elevada remuneración. «Mi salario está fuertemente vinculado a los resultados de la empresa desde el primer día, me resulta bastante normal, a la vista de mis responsabilidades», manifestó.

El primer ministro francés, Manuel Valls, ha sido el último en recriminar la subida salarial del presidente de PSA, y lamentar que «no se corresponde con la realidad de los empleados», criticando su falta de ejemplaridad. Antes de él, varios ministros, sindicatos y partidos políticos manifestaron su desacuerdo con la evolución del salario de Tavares que, en solo dos años, se disparó un 450 %. «Escucho todo lo que se ha dicho. Simplemente, es el mercado que existe para presidentes de grandes grupos, jugadores de fútbol o los pilotos de Fórmula 1», dijo ayer Tavares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Vigo se quedará con dos de los 34 modelos que PSA lanzará en 5 años