Indra fija en Galicia la base y el desarrollo del proyecto aéreo que le encargó Frontex

Construirá en Rozas una versión tripulada de la aeronave que se encargará del control migratorio en el Mediterráneo


redacción / la voz

La Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex) ha adjudicado a Indra un contrato de servicio que incorpora el avión MRI P2006T, construido por la compañía, a las tareas de control migratorio en el Mediterráneo.

Fuentes de la empresa que preside Fernando Abril Martorell confirmaron ayer la decisión de trasladar este aparato al Centro de Investigación Aeroportada de Rozas (Lugo), en donde la compañía va a seguir trabajando en la evolución y mejora de esta avanzada plataforma de vigilancia. «Este traslado se realiza después de que Indra haya decidido centralizar en Galicia toda la actividad relacionada con el desarrollo de soluciones civiles de aviones no tripulados [UAV por sus siglas en inglés], y debido a las ventajas que ofrece el aeródromo gallego para realizar pruebas de vuelo», aseguró un portavoz.

Indra explicó que construirá en Rozas la versión opcionalmente tripulada (OPV) del MRI P2006T, que ha bautizado como Targus. «El desarrollo de esta versión parte con la ventaja de basarse en una plataforma cuya efectividad en misiones de vigilancia reales ha sido probada», afirmó la empresa.

La vigilancia marítima y terrestre será una de las primeras aplicaciones de mayor demanda para los aviones no tripulados en el ámbito civil y es, además, una de las exigencias de la Xunta para adjudicar el proyecto de Rozas, que finalmente han ganado Indra e Inaer.

La agencia europea Frontex ha optado por utilizar el MRI P2006T en sus operaciones después de haber comprobado su eficacia en distintas misiones. El avión participó con la Guardia Civil española en la operación Indalo de Frontex, completando más de 180 horas de vuelo, y también en la Closeye, en la que la agencia de control de fronteras evaluó su eficacia en la vigilancia del Canal de Sicilia, completando 120 horas de vuelo. Este aparato ligero de Indra también superó pruebas en entornos tan exigentes como el del Mar del Norte, en Escocia.

A 6 millones la unidad

«Consiste en un sistema de alta prestación de vigilancia y rescate y bajo coste operativo, que llega al mercado a un precio altamente competitivo, de 6 millones de euros», explican fuentes del sector aeronáutico.

José Manuel Pérez-Pujazón, director general de Defensa y Seguridad de Indra, ha destacado que «se trata de un sistema que ofrece una autonomía de vuelo de 12 horas, elevada capacidad de búsqueda y rescate, y un coste de operación y mantenimiento imbatible».

Desde el 10 de marzo, el aparato vigila en la zona del sur de Italia el tráfico de embarcaciones implicadas en el tráfico de inmigrantes, y apoyará labores de salvamento. La aeronave recoge información en vuelo que transmite en tiempo real a la estación de control ubicada en su base, en el aeropuerto italiano de Bríndisi.

Unión de Empresas Aeronáuticas amplía capital

Udega, la Unión de Empresas Gallegas de Aeronáutica, ha aprobado una ampliación de capital por valor de 63.000 euros que confirma sus planes de crecimiento. Agrupa a siete firmas del metal y, en solo cuatro años desde su constitución, ha conseguido paquetes importantes de constructores como Airbus o Embraer, y ya desarrollan piezas de avión en Galicia. Esto le ha llevado a anunciado una inversión de 4 millones en nuevas instalaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Indra fija en Galicia la base y el desarrollo del proyecto aéreo que le encargó Frontex