El móvil ya es el nuevo cajero

Los bancos buscan ampliar su base de clientes con un negocio que crece hasta un 75 % anual


Redacción / La Voz

Para viajar y hacer frente a los gastos, imprevistos o no, ya no hace falta llevar dinero en efectivo en el bolsillo. Ni siquiera la socorrida tarjeta de cualquier entidad bancaria. Basta con disponer de un cajero automático al alcance de la mano y una conexión telefónica o a Internet para poder convertir en cash el saldo bancario disponible de cada cliente. Las entidades financieras buscan la fórmula para encontrarse más cerca del consumidor final. Se acabaron los tiempos en los que cualquier gallego en Madrid tenía que recorrer docenas de estaciones de metro para llegar al expendedor bancario de alguna de sus dos cajas de ahorro. La primera fase de la implantación del dinero electrónico ya ha llegado al cliente. Aunque, por ahora, las cifras de usuarios son reducidas, los bancos apuestan de forma decidida por simplificar el acceso al dinero.

Abanca

Fuerte inversión en nuevas tecnologías. La principal entidad gallega se ha convertido en una de las que más ha apostado en innovaciones tecnológicas para atender las demandas de sus clientes. Lidera el uso del sistema Hal Cash, común a otras entidades en Galicia. «Es un servicio muy valorado por nuestros clientes particulares que operan desde su teléfono móvil por la sencillez, no necesitan saber más que el teléfono móvil del receptor de dinero; por la inmediatez, ya que está disponible para su retirada desde el momento del envío en cualquier cajero de la red Hal Cash; y por la seguridad», explican. En el último año, Abanca ha registrado un incremento del 75 % en el número de usuarios y ya representa más del cinco por ciento del movimiento de fondos, con un volumen total de 4,8 millones de fondos retirados en efectivo mediante el uso de teléfono móvil.

Popular-Pastor

Implantación para empresas. Ese sistema Hal Cash es también utilizado por otro buen número de entidades financieras españolas, como es el caso de Banco Popular-Pastor, Bankinter, ING Direct o Bankia. Fuentes del Popular destacan el constante crecimiento de uso en este segmento de su actividad bancaria. Según los datos facilitados por la entidad financiera, en el 2015 fueron dos mil clientes particulares los que enviaron alrededor de quince mil órdenes de pago a otros 3.500 beneficiarios diferentes. El servicio creció el pasado año un 30 % con respecto al ejercicio anterior en cuanto a clientes, mientras que el número de operaciones rozó una subida cercana al 40 % con respecto al ejercicio del 2014.

Los datos del Pastor reflejan que el servicio también está ganando adeptos en el mundo empresarial «para la entrega de premios de promociones de márketing, sorteos, incentivos, pago de gastos y similares». «Se trata de un servicio que los clientes valoran y utilizan con frecuencia, como se puede comprobar en la evolución de los datos», insisten desde esta entidad financiera.

Caixabank

A por los no clientes. Para la entidad catalana, la ventana abierta por las nuevas tecnologías también le ofrece la posibilidad de ganar nuevos usuarios, ya que sus aplicaciones -como en el caso de algunas otras entidades- permiten beneficiarse de sus potencialidades tanto a los clientes como a los no clientes. Su operativa obliga a trabajar desde la página web de la entidad, a través del servicio Línea Abierta y también es necesario disponer de la aplicación Caixabank Pay con al menos una de las tarjetas del banco activas. O a ser clientes del nuevo servicio Imaginbank, que permite hacer pequeñas transferencias de dinero no solo a través del móvil, sino también por correo electrónico.

La entidad radicada en Barcelona no tiene datos desglosados sobre los usuarios de este nuevo sistema de retirada de efectivo, pero en el sector se da por hecho que irá ganando cuota de mercado entre los titulares de sus casi 16 millones de tarjetas emitidas, con las que se gestionan alrededor de 2.317 euros por segundo, según sus propias estimaciones.

Banco Sabadell

El gancho del Instant Money. Un simple SMS basta para salir de una situación comprometida. «Todos hemos tenido un momento en nuestra vida en el que el acceso al dinero es imposible: el robo de la cartera, una tarteja deteriorada, olvidada o rechazada... Para salir de esa situación, un familiar o un amigo puede enviarte dinero a la tableta o el móvil en segundos», dice la campaña promocional de este banco que en Galicia ha absorbido la actividad del Gallego.

Sus datos de crecimiento en consumo superan también los dos dígitos: subió un 17 % el número de clientes en el segundo semestre del 2015 con respecto al primero. Y la apuesta del Sabadell por este nuevo nicho de mercado en estos primeros meses del 2016 hace que la tendencia siga siendo muy positiva, según las fuentes consultadas en esta entidad financiera. De hecho, El Sabadell confía en seguir ganando cuota de mercado en los próximos meses con la puesta en marcha de su billetera virtual «que nos permitirá convertirla en la forma de pago habitual de nuestros clientes a medida que vayan conociendo la operativa».

BBVA

Aplicación y BBVA Contigo. Los dos gigantes de la banca española también tienen muchas esperanzas depositadas en esta nueva ventana de negocio. Desde el BBVA, la apuesta es su app, que acumula ya 4,2 millones de descargas, mientras que el sistema BBVA Contigo cuenta con más de 600.000 clientes activos en todo el territorio español.

Santander

Compraventa de valores. La implantación del sistema de retirada a través del móvil va en la línea de otros. Aparte, a través de la su app permite también la compra y venta de valores bursátiles.

Los pequeños botes virtuales se popularizan como herramienta entre los más jóvenes

Poner bote para pagar una ronda o un regalo ya se puede hacer también a través del móvil y otros soportes electrónicos. «¿Quién no ha tenido un problema a la hora de reclamar unos pocos euros de un regalo a un amigo hecho en pandilla?», cuenta una ejecutiva de una entidad bancaria a la hora de explicar algunas de las innovaciones del sector en materia de aplicaciones informáticas destinadas al pequeño y mediano cliente.

Un ejemplo de esa orientación en las herramientas de pago es ING, que está desarrollando una masiva campaña de captación de clientes con su última herramienta, Twyp. «Es una app con la que puedes enviar y recibir dinero a tus amigos de móvil a móvil, totalmente gratis. Y es para todos, sean del banco que sean», indica la entidad financiera.

Para enviar dinero a cualquier persona solo se necesita un número de teléfono. Desde la propia aplicación, se sincroniza la lista de contactos con Twyp y el emisor selecciona a la persona a la que quiere pagar, incluyendo la posibilidad de mantener una conversación con el receptor de los fondos.

Una idea similar es la que maneja Caixabank a través del producto Transfi, creado para compartir gastos entre usuarios y facilitar el traspaso de fondos entre particulares mediante códigos QR. El sistema de funcionamiento se basa en la introducción en la base de datos del importe total de la cuenta y el número de personas con las que compartirá esos gastos. La aplicación genera un código que se remite automáticamente a las personas incluidas y les permite capturarlo para abonar su parte estipulada.

Herramientas similares

Otras herramientas similares ofrecen la posibilidad de intercambiar liquidez financiera de móvil a móvil. Es el caso del programa Yaap, que permite solicitar fondos a todos los contactos, bien para compartir gastos (compra de regalos, pago de taxis, viajes o habitaciones de hotel, loterías, comidas...) o para recibir dinero de otros usuarios conectados a la misma red.

El único requisito para darse de alta en Yaap es asociar un número de una tarjeta de crédito y pertenecer a la muy extendida red social Facebook.

Votación
3 votos
Comentarios

El móvil ya es el nuevo cajero