Asociaciones de productores estudian subastar madera en Internet

Colectivos del norte de A Coruña y Lugo preparan contratos tipo frente a los que impone la industria


ortigueira / la voz

Varias asociaciones de productores de madera de Ortegal, Ferrolterra, Betanzos y A Mariña lucense estudian la posibilidad de vender madera de eucalipto mediante subastas a través de Internet. «Hai algún portal no que se podería levar a cabo e algunha organización que está en vías de facelo; serían poxas na rede para unha cantidade reunida entre todas as asociacións», explica Ramón Reimunde, presidente del colectivo de productores de Foz, donde se celebró la reunión en la que se planteó este asunto. «A única pega que é que as subastas se fan por un tanto alzado, previamente tasado e medido o lote de madeira, e a nós gústanos máis vender por tonelada a un prezo determinado. Pero ao mellor tamén se pode ofrecer tal lote, de tales características, cun prezo por tonelada para ese lote», sugiere Reimunde.

Las nuevas tecnologías representan una oportunidad para los productores forestales. Óscar Piñón, presidente de la organización de propietarios de Ortigueira, apunta la iniciativa de habilitar un espacio común en la nube para poder compartir contenidos. Si afrontan idénticos problemas, por qué no buscar soluciones de forma conjunta. «Detectamos as mesmas defienciencias todas as asociacións, cada vez perdemos máis protagonismo na xestión da certificación», apunta Reimunde. «En los contratos que se están haciendo [con el principal y casi único comprador, Ence], si te encargas tú de certificar la madera te dan 0,50 euros más por toneladas, pero los costes que implica son mayores. Entonces corre a cargo de ellos, dependes de que te den el código de certificación y puede haber algo de picaresca», abunda Piñón. Los productores se quejan de la pérdida de autonomía respecto a la industria. Así sucede, por ejemplo, a la hora de definir un coto redondo -para coordinar tareas y cultivos entre dueños de parcelas colindantes-, una figura primada por Ence. «Para determinar si es o no un coto redondo debería estar presente el propietario, la asociación, la empresa que corta y el comprador, y decidirlo entre todos, pero ahora es Ence la que dice qué considera coto redondo y qué no», constata Piñón. Otro objetivo de las organizaciones de productores del norte radica en elaborar un contrato tipo común para la venta individual de madera de los socios.

«Os tontos da película somos sempre os propietarios, os problemas son comúns e cada vez dependemos máis das empresas compradoras. Sendo tantos miles temos que organizarnos e preparar un contrato á medida do produtor», defiende.

Las asociaciones se quejan «dos incumprimentos dos contratos, dos retrasos, dos descontos ou da competencia interna con ofertas individuais superiores a algúns socios [respecto a las acordadas antes con cada colectivo]».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Asociaciones de productores estudian subastar madera en Internet