Bruselas alerta a España de los riesgos de su pereza reformista

La Comisión Europea reprende al Gobierno por su laxitud a la hora de meter en cintura a las comunidades

Jean-Claude Juncker, presidente de la CE.
Jean-Claude Juncker, presidente de la CE.

Bruselas / Corresponsal

La radiografía de la economía española se muestra nítida a ojos de Bruselas. La Comisión Europea confirmó ayer que existen riesgos importantes a corto plazo que ensombrecen las perspectivas de recuperación en España. «El crecimiento podría verse afectado por una ralentización más pronunciada de las economías emergentes y una posible desaceleración de la agenda de reformas», alertó ayer en su informe sobre la situación económica del país.

A Bruselas no le tiembla el pulso a la hora de exigir a quien quiera que vaya a tomar las riendas del Gobierno que acometa las reformas pendientes que el equipo de Mariano Rajoy se negó a poner en marcha el año pasado para no entorpecer la campaña electoral. 

El objetivo primordial es reducir el déficit español (del 4.8 %), el segundo más alto de la UE tras Grecia. La vía que se propone es la del recorte, «racionalización del gasto» en la jerga tecnocrática. Y eso mientras la economía española se desacelera y pasa de crecer el 3,2 % del año pasado al 2,8 % previsto para este. Ante la duda de que los ingresos públicos puedan ser suficientes para sostener el gasto y reducir la «rémora» de la deuda, Bruselas exige a España que meta en cintura a las comunidades autónomas, que acumulan un déficit del 1,3 % del PIB. Su propuesta es reducir de forma drástica la factura farmacéutica y sanitaria.

Otra condición sine qua non será profundizar en las reformas estructurales del mercado de trabajo. Bruselas exige más medidas para crear empleo ante la catastrófica cifra de paro que registra España, aunque reconoce una creación sostenida de puestos que atribuye a las reformas estructurales que «han suavizado rigideces en el mercado de trabajo», aunque también reconoce el aumento de la precariedad. «La moderación salarial contribuyó al aumento general del número de ocupados pobres», concluye el informe, en el que se advierte a España de los riesgos que entraña la dualidad de su mercado laboral, donde los trabajos a tiempo parcial y temporales han aumentado hasta sobrepasar el 50 % del total.

La receta es clara: España debe ser más productiva, ganar competitividad por la vía del valor añadido y no por la depreciación de los salarios. Vincular la formación universitaria a las demandas del mercado laboral e invertir en I+D. Los resultados en esta materia «siguen empeorando», dice Bruselas, que no ve claro el modelo productivo por el que apuesta el Gobierno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Bruselas alerta a España de los riesgos de su pereza reformista