Los gallegos que hereden por un pacto sucesorio entre vivos no tributarán por el IRPF

Mario Beramendi Álvarez
mario beramendi SANTIAGO / LA VOZ

ECONOMÍA

Oscar Vazquez

El Supremo da la razón a un contribuyente que mantenía un litigio con la Agencia Tributaria

12 feb 2016 . Actualizado a las 16:29 h.

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo acaba de dictaminar que, en la comunidad gallega, los bienes recibidos en una herencia mediante pactos sucesorios entre vivos se hallan exentos de tributar en el impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF) como una ganancia patrimonial. Es decir, la persona beneficiaria solo tendría que declarar por sucesiones. Y para el transmisor o causante no tendría ninguna repercusión fiscal. Este fallo en última instancia da la razón a un contribuyente gallego que mantenía un pulso con la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT).  Esta había recurrido en casación ante el Supremo una resolución desfavorable para Hacienda del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

Los gallegos quedan exentos de pagar como ganancia patrimonial los bienes recibidos por herencias entre vivos mediante pacto sucesorios porque pueden acogerse a las figuras de apartación y mejora, previstas en la Lei do Dereito Civil de Galicia.

La primera permite acordar la adjudicación en vida de bienes de la herencia a quien en el momento de la celebración del acuerdo tuviese la condición de heredero forzoso siempre que este renuncie de forma irrevocable a ese privilegio. Esta es la figura que permite, por ejemplo, que un padre transmita a sus sucesores la legítima que le correspondería. Y este es precisamente el caso sobre el que acaba de fallar el Tribunal Supremo.