España queda al margen de la inversión eólica, que en el resto de Europa creció un 40 % el año pasado

la voz

ECONOMÍA

Los países que más apostaron por esa energía del viento fueron Alemania, Polonia, Francia y Reino Unido

10 feb 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

¿Qué tienen en común Bulgaria, República Checa, Hungría, Luxemburgo, Malta, Eslovaquia, Eslovenia, Letonia y España? Aparte de pertenecer todos a la Unión Europea (UE), parece que poco más pueden compartir. Pues lo hay. En ninguno de ellos se instaló un solo megavatio eólico el año pasado. España pierde enteros en el negocio del viento con respecto a la mayor parte de sus socios comunitarios, tal y como se puede comprobar en la estadística divulgada ayer por la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA). El informe, correspondiente al 2015, revela que, mientras España instaló cero megavatios, la UE apostó fuertemente por la tecnología eólica al estrenar 12.800 megavatios nuevos. ¿Son muchos? ¿Son pocos? Son bastantes, pues representaron el 44 % de la capacidad de generación eléctrica total que se estrenó el año pasado.

Los países que más apostaron por esa energía del viento fueron Alemania, con 6.013 nuevos megavatios (el 47 % de los que se instalaron), seguida por Polonia, con 1.300; Francia, 1.000; y Reino Unido, 975. Los parques eólicos que funcionan en toda la UE suman una potencia de 142.000 megavatios, capaces de satisfacer el 11,4 % de la demanda.

Pese al parón en España, el país sigue siendo el segundo de la Unión Europea con más potencia eólica (con 23.025 megavatios, 3.328 en Galicia). La primera es Alemania, pero a mucha distancia de España, con 44.946.