La Audiencia Nacional llama a la cúpula de Caixanova por un crédito inmobiliario irregular

La operación investigada se realizó en Rivas-Vaciamadrid y llegó a la Justicia tras denunciarla el FROB


Redacción / La Voz

Directivos de Caixanova declararán en los próximos días (posiblemente entre hoy y mañana) en la Audiencia Nacional por una de las operaciones inmobiliarias que denunció el FROB y está investigando la Fiscalía Anticorrupción. Se espera que comparezcan ante el juez Julio Fernández Gayoso, José Luis Pego, Gregorio Gorriarán y Domingo González Mera, a los que se sumará algún miembro más de la comisión delegada y algún otro directivo de la antigua caja de ahorros gallega. Esta operación forma parte de un grupo de siete, realizadas tanto por Caixanova como por Caixa Galicia, que el FROB sospecha podían haber provocado un daño patrimonial global de 600 millones de euros. Todas ellas están relacionadas con créditos o refinanciaciones vinculadas al ladrillo.

En el caso de la que comenzará a desmenuzarse en la Audiencia Nacional -la primera de las siete presuntamente delictivas- está relacionada con la venta de unos terrenos localizados en el ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid. Ha trascendido que personas relacionadas con la firma gallega Copasa estaban involucradas en la compra-venta de unos terrenos. Pero fuentes de la constructora quisieron subrayar que la compañía como tal no participó en una operación, que además resultó fallida; el proyecto inmobiliario no se llegó a desarrollar.

El inicio de las investigaciones crediticias en las cajas gallegas comenzó con la entrada del FROB en la entidad resultado de la fusión de las dos cajas: Novagalicia Banco. La presidencia la ocupaba José María Castellano. Se impulsó entonces un proceso de análisis pormenorizado de operaciones vinculadas con créditos -principalmente inmobiliarios, aunque hay algunos vinculados con la compra de empresas y operaciones de inversión- en las que se podría detectar algún indicio delictivo. El proceso de investigación se saldó con unas 30 operaciones sospechosas, de las que el FROB llevó siete ante la Fiscalía Anticorrupción. Es probable que entre ellas estén también la relacionada con Astroc -en este supuesto habría tenido el visto bueno de José Luis Méndez, que ocupaba la dirección general de Caixa Galicia-, y también alguna vinculada con el Pocero, en Seseña, firmada por Proinova. También es posible, según fuentes judiciales, que haya otras dos o tres operaciones de las antiguas cajas en proceso avanzado de investigación.

Lentitud de la justicia

El proceso que ahora se libra vuelve a demostrar lo poco ágil que es el engranaje de la justicia. La firma de los créditos y de las refinanciaciones investigadas se llevaron a cabo entre los años 2005 y 2008, en pleno bum del ladrillo. En el 2012, el FROB comenzó el proceso de análisis en la caja gallega (era su propietario), en el 2014 hizo la denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción y ahora, 14 meses después, comienza el proceso en los juzgados de la Audiencia Nacional.

No es un caso único. En sus despachos están también operaciones similares llevadas a cabo en otras antiguas cajas, como es el caso de Catalunya Caixa, Caja Granada, Sa Nostra y Caixa Penedés. No obstante, según indicaron fuentes próximas a estos procesos, parece previsible que en los próximos meses sigan anunciándose nuevas vistas. Ayer un portavoz del FROB explicó que, tras presentarlos ante los responsables de la fiscalía, se había quedado al margen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La Audiencia Nacional llama a la cúpula de Caixanova por un crédito inmobiliario irregular