El presidente de Peugeot y Citroën afirma que sus coches «no tienen ningún software que hace trampas»

Carlos Tavares explicó que el escándalo de manipulación de emisiones de gases de Volkswagen «daña a todo el sector automovilístico»


El presidente del fabricante automovilístico francés PSA Peugeot Citroën, Carlos Tavares, afirmó que el escándalo de manipulación de emisiones de gases de Volkswagen «daña a todo el sector automovilístico». En una entrevista con la revista especializada alemana Auto motor und sport publicada este jueves, Tavares aseguró: «Nuestros automóviles no tienen ningún software que hace trampas».

«El escándalo del diesel de Volkswagen podría perjudicar tan fuertemente la imagen de los motores diesel que también sufran por ello los competidores», dijo Tavares. Según el presidente de PSA, «un escándalo de esta magnitud cuestiona a todo el sector». «El riesgo está en que la opinión pública desacredite todos los motores diesel pese a las ventajas demostradas de la tecnología con respecto a las emisiones de dióxido de carbono», apostilló Tavares.

No obstante, el directivo está convencido de que PSA debe preocuparse poco debido a que las emisiones de CO2 de sus marcas tienen los valores más bajos en Europa y por eso la discusión en torno a los objetivos de CO2 «no nos pone nerviosos», dijo. «Además, podemos garantizar que los valores de óxidos de nitrógeno de las marcas PSA no están manipulados», dijo Tavares.

«Nuestros vehículos nunca fueron equipados con un software o un sistema para poner el motor en una modalidad más limpia mientras se realiza una prueba de emisiones de gases, ni se les activó un tratamiento de óxido nítrico que después se desactivara en las condiciones de conducción reales», afirmó el presidente de PSA en la entrevista. E

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El presidente de Peugeot y Citroën afirma que sus coches «no tienen ningún software que hace trampas»