Las empresas prefieren ir a Portugal pese al saldo de polígonos gallegos

Elogian la medida de la Xunta de abaratar el coste del suelo, pero recuerdan que las zonas de mayor demanda siguen a precios fuera de mercado y faltan áreas en zonas comunicadas


redacción / la voz

No es por falta de suelo. Galicia tiene 7 millones de metros cuadrados de suelo industrial disponibles o próximo a estarlo (hay más de 1 millón en ejecución), pero las empresas se siguen marchando a Portugal.

El factor decisivo es el precio, pero hay más elementos que juegan a favor de la localización lusa, como las buenas conexiones logísticas (puertos y aeropuerto), el coste de la mano de obra, la paz social o incentivos fiscales.

Para combatir la fuga de inversiones al otro lado de la frontera, la Xunta ha lanzado una operación de saldo de sus polígonos realmente ventajosas. Ofrece acuerdos para ocupar parcelas de propiedad autonómica a cambio de una especie de alquiler con derecho a compra, como una concesión con cuota final. Con 12 meses de carencia, el canon anual por metro cuadrado será de entre 0,38 y 2,28 euros.

Ayuda, pero no llega

¿Es suficiente? La respuesta de los empresarios es no. Aunque todos aplauden la iniciativa y consideran que es un buen paso, sus reflexiones invitan a considerar que para que Galicia tenga un suelo realmente competitivo todavía queda mucho trabajo por hacer, empezando por abaratar el precio de venta y por situar las áreas de empresas en zonas bien comunicadas. «Todavía hay suelos en Galicia con precios inaccesibles y desproporcionados. Hay que ser valientes en las medidas», afirma Enrique Mallón, secretario general de Asime, la patronal gallega del metal, una de las más afectadas por la deslocalización de empresas al norte de Portugal. «Son tiempos de apostar por la industria. Debemos ser innovadores y también en las medidas. Hay polígonos, sobre todo en áreas de A Coruña y Vigo, con precios fuera de mercado», afirma el representante de las compañías del metal. «Corregir o rebajar el precio del suelo es necesario y facilitará nuevas inversiones», añade Mallón.

La Federación Galega de Parques Empresariais considera que la rebaja de precios es una medida importante que llamará a empresas a nuevos polígonos como el de A Sionlla (Santiago de Compostela) o Mos, contribuyendo por tanto a evitar que puedan irse a Portugal. «Si no va adelante una fórmula, como la de abaratar el precio de venta, hay que buscar otra», afirma David Sobral, secretario general de esta agrupación. «Además de la ubicación del parque empresarial, el precio es un factor muy importante. Vemos con optimismo la medida, ya que lo que no puede hacer la Administración es permanecer impasible», añade.

Desde el año 2000, Portugal ha construido 17 polígonos industriales en la frontera con Galicia. Son más de 3 millones de metros cuadrados, cuyos precios de venta oscilan entre los 25 y los 40 euros, exentos de cargas fiscales municipales, a cambio de contratar mano de obra local.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Tags
Comentarios

Las empresas prefieren ir a Portugal pese al saldo de polígonos gallegos