La industria del motor crece un 26 % en España liderada por Volkswagen

La fábricas ensamblaron 9.000 coches al día, el ritmo más alto desde el 2008


redacción / la voz

España tiene 17 fábricas, todas en manos de multinacionales, que mandan el 85 % de los coches que montan (algunas, incluso más) al mercado extranjero. Por eso, el crecimiento de la industria del motor en España solo obedece en muy pequeña proporción al repunte del consumo interno y a las ayudas del plan PIVE. 

La clave de una producción al alza en las plantas españolas, que en septiembre se incrementó otro 26,78 % (hasta las 272.521 unidades) está en una pujante demanda externa, con Alemania, Francia, el Reino Unido, Portugal e Italia al frente.

Los pedidos servidos en septiembre han impuesto un frenético ritmo de trabajo, con el resultado de 9.000 coches ensamblados por día, que es el volumen más alto para un mes desde abril del 2008, según el balance difundido ayer por la patronal Anfac (Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones).

En el acumulado de los nueve primeros meses del año, la producción suma un incremento del 14,64 %, que se traduce en 2.058.229 unidades.

Los fabricantes hacen fiesta con estos datos, y recuerdan que la industria acumula 13 meses de crecimiento consecutivos en España. En cabeza del ránking de producción se encuentra el grupo Volkswagen, en plena crisis por la gestión del escándalo de los motores trucados, el grupo alemán coloca dos plantas entre las 5 primeras por volumen de actividad. La primera posición la ocupa el centro de Seat, en Martorell. Le siguen, por este orden, PSA Peugeot Citroën (Vigo), Opel (Zaragoza), Ford (Valencia) y, en la quinta plaza la otra fábrica de Volkswagen, en Pamplona.

A falta de un trimestre para finalizar el año, la previsión de producir 2,6 millones de coches es «casi una realidad», señalaron desde Anfac.

Objetivo, 3 millones

La evolución de los 17 centros de ensamblaje de vehículos en España «avanza hacia el objetivo de alcanzar los 3 millones de unidades fabricadas en el 2017, afianzando así la octava posición en el ránking mundial», destacó la patronal. «España se enfrenta a un mundo global donde la competitividad es una carrera de fondo y los fabricantes instalados aquí quieren seguir escalando posiciones», asegura Anfac, que, desde el minuto uno de conocerse el caso Volkswagen, ha intentado desvincularse del conflicto, y ha evitado valorar hasta qué punto puede salpicarles, teniendo en cuenta que el grupo alemán genera casi un tercio de la producción española de coches.

Sí lo han hecho los sindicatos de Seat, que ayer expresaron de nuevo su preocupación por cómo puede afectar el problema de la manipulación de los motores diésel a las ventas de la marca y, por tanto, a la producción y a la política de empleo. Según Matías Carnero, del comité de empresa, existe inquietud por una eventual reducción de las ventas hasta final de año. «Esto podría lastrar los resultados de Seat, que había iniciado el 2015 con beneficios operativos en los dos primeros trimestres, algo que no ocurría en años», explicó.

Un dato preocupante: Volkswagen ha perdido el liderazgo mundial en las ventas de automóviles frente a Toyota solo tres meses después de hacerse con el cetro global. Los japoneses vendieron 7,49 millones de coches. Los alemanes, 7,43 millones

PSA Vigo cerrará el 2015 como la segunda fábrica más productiva, pese a los ajustes

Si las previsiones de producción no se tuercen y los clientes permanecen fieles a la marca, Seat, la planta del grupo Volkswagen en Martorell (Barcelona) cerrará el 2015 como líder de producción en España, superando las 425.000 unidades. La segunda plaza del ránking la ocupará, un año más, la factoría de PSA Peugeot Citroën de Vigo, que concluirá el presente ejercicio con un volumen de producción de 407.000 unidades, lo que supondrá una subida del 7,3 % en comparación con las 379.000 unidades ensambladas en el 2014.

Así será a pesar de los ajustes. La multinacional francesa que preside Carlos Tavares inició ayer una parada en la mayoría de sus fábricas en Europa para reducir el stock de vehículos de cara al cierre del año y ajustar la producción a los pedidos. Este es el cuarto año que el grupo francés pone en marcha esta medida de ahorro. La factoría de Vigo es una de las afectadas. No tendrá actividad en toda la semana (volverá al trabajo el martes 3 de noviembre).

Además de reducir el stock, el fabricante galo está inmerso en una campaña de imagen, para intentar ganar cuota de mercado entre los clientes desencantados de Volkswagen. Con este objetivo, el grupo de Carlos Tavares anunció ayer que tiene intención de publicar «lo antes posible» los consumos de combustible reales de sus vehículos, para lo que contará con la supervisión de una empresa independiente. Según informó la compañía, el objetivo de esta medida es mantener la confianza de los clientes. En PSA también ha anunciado un plan de lanzamientos de vehículos 100 % eléctricos en el 2020.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La industria del motor crece un 26 % en España liderada por Volkswagen