Volkswagen congela la venta en Galicia de 1.000 coches trucados que estaban en «stock»

Los retira de los concesionarios para devolverlos al mercado una vez corregidos


redacción / la voz

Entre los años 2009 y 2015, el grupo Volkswagen vendió en Galicia 34.000 coches equipados con un sistema de control de emisiones tramposo, que el fabricante ensambló en 11 millones de vehículos en todo el mundo.

Pero quedaban todavía en los concesionarios muchos automóviles de los modelos afectados. Concretamente alrededor de 1.000 unidades, que la marca alemana ha ordenado retirar, para su corrección, y posterior vuelta al mercado. Así lo explican fuentes de la red comercial que insisten en asegurar que ya no hay ni un solo coche a la venta con el sistema de emisiones trucado.

Recuerdan que todos estos turismos llevaban incorporado el ya famoso motor diésel EA189, del que hay tres variantes fraudulentas según la cilindradas.

Estas fuentes reconocen que, en el último mes, se han producido cancelaciones de pedidos de vehículos que incorporaban la motorización fraudulenta. «Hemos sido nosotros mismos los que hemos alertado a los clientes del problema y, en la mayoría de los casos, ha existido comprensión y agradecimiento por la transparencia», aseguran.

Fuentes de Volkswagen afirman que se han paralizado las ventas de todos los coches que permanecían en stock en los concesionarios españoles. «Antes de poder ser puestos de nuevo en el mercado, necesitan modificaciones técnicas similares a las que se llevarán a cabo en los motores que están en las calles, esperando la llamada a revisión», afirman.

Plataforma de afectados

Mientras los conductores gallegos afectados por el fraude de Volkswagen empiezan a agruparse y a constituir plataformas, en torno a varios bufetes de abogados, el caso avanza en los juzgados tras varias denuncias presentadas. Es el caso de Manos Limpias o Asociación Internacional para la Defensa de Afectados por Motores Volkswagen, que motivaron que la Fiscalía de la Audiencia Nacional haya pedido investigar por fraude y delito medioambiental al fabricante alemán.

Destaca también la querella presentada estos días por la Asociación de Perjudicados de Entidades Financieras (Apdef), contra Volkswagen y 24 directivos. La asociación canalizará demandas civiles de los afectados reclamando indemnizaciones por el fraude que pueden llegar a 25.000 euros.

El constructor ya ha adelantado que tendrá que provisionar 6.500 millones para hacer frente a las revisiones de los coches trucados y a la cascada de indemnizaciones que se verá obligado a pagar.

Pero la crisis aún puede ser peor. Un portavoz de la compañía ha reconocido que el grupo está investigando si los motores diésel EA288 incorporan también el software trampa capaz de superar los controles de emisiones contaminantes.

Hasta ahora, la compañía solo ha admitido problemas en los 11 millones de coches (con el motor EA189) y, en su último comunicado, negó tajantemente que la actual generación de motores EA288, que sigue los estándares Euro 6, esté afectada. Sin embargo, un portavoz de la empresa, citado por la agencia alemana DPA, ha revelado que la compañía investiga versiones anteriores que seguían la normativa Euro 5.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Volkswagen congela la venta en Galicia de 1.000 coches trucados que estaban en «stock»