La Fiscalía ve indicios de delito en el caso Volkswagen

Pide en la Audiencia Nacional que se investigue un posible fraude en el cobro de subvenciones y daños al medio ambiente


Volkswagen mintió al Estado para recibir ayudas públicas. No solo eso, sino que la ocultación de los datos reales de emisiones de algunos motores diésel tiene también consecuencias negativas sobre el medio ambiente. Así lo considera la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que ayer pidió la apertura de una investigación al fabricante alemán, al apreciar en sus actuaciones delitos de fraude de subvenciones y contra el medio ambiente, pero también de estafa generalizada y publicidad comercial engañosa. El ministerio público se considera competente para examinar las querellas de Manos Limpias y de una asociación de afectados.

En un escrito dirigido al juez Ismael Moreno, el fiscal estima que las emisiones de los vehículos trucados pueden «haber causado daños sustanciales a la calidad del aire». Según el documento, los coches afectados estarían emitiendo gases por encima de lo permitido, cuando los motores de bajo consumo tienen subvenciones públicas, por lo que «el engaño también podría haber supuesto un desembolso injustificado del erario». Ante esta situación, recomienda reunir información de los ministerios de Industria y Medio Ambiente, de la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA), junto a informes periciales y de la compañía, así como de las ayudas públicas recibidas.

La UDEV, en las fábricas

También ordena recabar todos los comunicados emitidos por Volkswagen sobre el tema, la relación de vehículos afectados, el organigrama del grupo en España y la identificación de la empresa a la que se encargó fabricar el software, la alemana Bosch.

Paralelamente a la vía judicial abierta, los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional ya han visitado las plantas de fabricante alemán en Pamplona (Volkswagen) y Martorell (Seat) para tratar de determinar su papel en la trama.

Según han asegurado fuentes del comité de empresa de Seat, funcionarios de la UDEV se reunieron en los últimos días con ingenieros de ambas fábricas para comunicarles la apertura de una investigación penal y recabar la documentación sobre los propulsores diésel afectados.

Volkswagen ya ha admitido que ha comercializado en España 683.629 vehículos equipados con motores EA 189 (34.000 de ellos en Galicia). El presunto fraude saltó hace un mes, después de que EE.?UU. descubriera que las emisiones reales de partículas y dióxido de nitrógeno de los propulsores diésel que estaba montando el grupo alemán multiplicaban hasta 40 veces la cifra que previamente había declarado a las autoridades. Días más tarde, el fabricante reconoció que las plantas españolas montaron los motores trucados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La Fiscalía ve indicios de delito en el caso Volkswagen