HBJ, el jeque que compró Londres

Durante su período en primera línea política, se ocupó de dirigir el fondo soberano catarí, la Qatar Investment Authority


Redacción / La Voz

Durante más de 20 años, Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani fue la cara visible de Catar en el mundo. Ministro de Exteriores desde 1992, fue designado primer ministro en el 2007, pero no cedió sus competencias en la diplomacia del emirato hasta su salida del Gobierno seis años más tarde, coincidiendo con la abdicación del entonces emir, a la sazón su primo.

Durante su período en primera línea política, HBJ, como se le conoce en el mundo de las finanzas, se ocupó también de dirigir el fondo soberano catarí, la Qatar Investment Authority, que bajo su mandato protagonizó grandes operaciones, como la entrada en el capital de Porsche y Volkswagen, en el Paris Saint-Germain o en Iberdrola. En alguna de esas transacciones, como la inyección de capital en Barclays, Hamad Bin Jassim se involucraba a título particular. Esta fue una de las muchas operaciones que, bajo su batuta, el fondo realizó en la capital británica, donde se hizo con el gran símbolo comercial de la ciudad, los grandes almacenes Harrods. Un historial por el que la prensa británica ya lo conoce como «el hombre que compró Londres».

Ya sin ataduras políticas, el jeque se dedicó a gestionar sus negocios privados. Una buena inyección de liquidez se la proporcionó la venta de su 50 % de Qatar Airways al fondo que antes dirigía. Pero no solo de negocios vive el hombre y el jeque parece tener también un refinado gusto por el arte. En mayo, ganó la subasta más cara del mundo del arte y se hizo con un cuadro de Picasso por 180 millones. Porque, cuando HBJ está por medio, el dinero no es obstáculo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

HBJ, el jeque que compró Londres