Abanca decide destinar los 1.157 millones de su beneficio récord a mantener la solvencia

La junta descarta repartir el dividendo que le había propuesto el consejo en febrero


Redacción / La Voz

Abanca ha decidido que el extraordinario -por lo abultado de la cifra- beneficio del 2014 contribuya en su integridad a reforzar la solvencia de la entidad, sin pagar dividendo alguno a sus accionistas. Este abono era lo que marcaba el guion antes de la junta ordinaria de ayer, y suponía que, por primera vez, esta entidad pagaría a sus accionistas; no lo hacían las cajas gallegas (por imposibilidad legal), y tampoco Novagalicia Banco lo pudo ejecutar (porque incurrió en pérdidas año tras año). Pero el heredero de ese negocio, Abanca, ha decidido finalmente posponer esa decisión para otro ejercicio. Así lo decidió ayer su junta.

De esta forma, los 1.157 millones de euros que la primera entidad financiera gallega ganó en el 2014 -más de la mitad, gracias a bonificaciones fiscales- se destinarán por completo a fondos propios. Esta hucha servirá, principalmente, para mantener y reforzar la solvencia del banco, ya de por sí elevada: según sus datos, al cierre del 2014 la ratio de solvencia estaba por encima del 15,1 %, cuando el mínimo exigido es un 9 %. Se encuentra entre los valores más altos entre sus comparables en Europa. Además de mantener esa fortaleza, el banco aprovechará los fondos para «potenciar el crédito y reforzar el patrimonio».

La operación se aprobó ayer en una junta ordinaria de accionistas en Vigo en la que solo estuvo representado Banesco, sin inversor minoritario alguno. La presencia del grupo financiero de Juan Carlos Escotet es más que suficiente porque tiene el 88,3 % del capital de Abanca.

La decisión de que todo el beneficio del 2014 se destine a fondos propios contrasta con la propuesta que salió del consejo de administración el pasado febrero. Entonces, este órgano de gobierno, en el que Escotet es vicepresidente, decidió que 150 millones del beneficio fueran destinados al pago de un dividendo. Atendiendo a ese 88 % que tiene Banesco en Abanca, le corresponderían 132 de esos 150 millones propuestos de dividendo. Y su intención era destinar ese importe al FROB. Esa medida tenía un doble objetivo: demostrar a los mercados que esta entidad vuelve a niveles de rentabilidad; y de paso, recortar la factura que Banesco aún tiene con el FROB. Aún le quedan por abonar 600 de los 1.003 millones de euros que el grupo de Escotet ofreció por la entonces Novagalicia. Tiene hasta el 2018, en varios plazos.

¿Por qué se dio marcha atrás en esa intención, cuando consejo y junta, aparentemente, deberían ir de la mano? Según fuentes de la entidad, se trata de órganos diferentes y autónomos, y tras el consejo de febrero, el accionista mayoritario decidió presentar a la junta segunda opción: destinar todo el beneficio a fondos propios. Y eso es lo que resultó aprobado ayer.

La junta también aprobó la nueva política retributiva del consejo de administración. Los 8 miembros actuales -5 de ellos independientes- percibirán un máximo de 4 millones de euros al año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Abanca decide destinar los 1.157 millones de su beneficio récord a mantener la solvencia