Barrionuevo y el favor para unos «amigos de La Coruña»

Los «e-mail» del exjefe de Caja Madrid revelan cómo un exministro medió para evitar la quiebra de una firma gallega

Blesa, junto a un león abatido en una cacería en África, una imagen filtrada procedente de sus correos.
Blesa, junto a un león abatido en una cacería en África, una imagen filtrada procedente de sus correos.

redacción / la voz

Hace año y medio, colectivos agrupados en la red Xnet desvelaron los primeros correos eléctricos de Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid hasta su relevo por Rodrigo Rato en el 2010. Lo hicieron entonces, a través de una fuente anónima, para «dejar en evidencia, con casos como el de las tarjetas negras, cómo se fraguó el hundimiento de Bankia y su rescate público en el 2012», explica esta organización, en la que conviven grupos como 15mPaRato, que se encuentra personado en la Audiencia Nacional en el llamado Caso Bankia.

La misma red acaba de hacer públicos, accesibles a todo el mundo, y tras un proceso de depuración de nombres (para preservar identidades), más de 400 correos (de un total de 7.400 de los que disponen) que tenían su origen o su destino en el que, hasta la fecha, ha sido el único banquero que ha pisado la cárcel. Los e-mail se pueden leer, en bruto, en la dirección de Internet http://correosdeblesa.com. Están agrupados en varios bloques, hay documentos adjuntos en los que se aprecia el ritmo de venta de participaciones preferentes en oficinas, o fotos con las cacerías a las que asistía Blesa en África (la lista de animales abatidos es larga). Informes conocidos y otros nuevos.

Y hay también algunos documentos -muy contados, eso sí- que salpican a Galicia. El caso más singular es un correo del exministro José Barrionuevo en septiembre del 2009, cuando empezaban a apreciarse los primeros efectos de la crisis financiera. En esa misiva, quien fuera responsable de Interior y Transportes entre 1982 y 1991, con Felipe González, pide un cable para una empresa gallega. «Me permito molestarte para pedirte una intervención que pueda desbloquear el asunto que te adjunto. Se trata de unos amigos de La Coruña [sic] de una pequeña empresa, que está en concurso de acreedores y quieren ir solucionando sus problemas con acuerdos que les permitan seguir, aunque sea a un nivel más reducido», se lee. «Como se trata de algo pequeño, y me parece que claro, pienso que puede ser posible para vosotros», concluye Barrionuevo. La respuesta de Blesa fue remitir esa petición, dos días después, a Matías Amat, su mano derecha y uno de los hombres fuertes de la entidad. «El exministro Pepe Barrionuevo, con quien tengo buena relación, me pide este favor para unos amigos suyos, ¿qué podemos hacer?». No se sabe en qué quedó aquella gestión.

Fadesa y Fenosa

La de Barrionuevo es la principal referencia a casos en Galicia en los correos destapados. Hay otras. Por ejemplo, la queja por la sobrerrepresentación que, a juicio de los directivos de Caja Madrid, tenía Caixa Galicia en el consejo de Unión Fenosa. También interroga al propio Amat por la deuda que mantenía con Martinsa-Fadesa justo el día en que esta entró en concurso de acreedores (15 de julio del 2008).

Lo que no figura en todo este flujo de comunicaciones -del 2004 al 2009- es el interés de Blesa por hacerse con alguna de las entidades gallegas. Porque se sabe que trató en diferentes ocasiones de lograr una fusión con Caixa Galicia y con la CAM que le permitiera, además, perpetuarse al frente de la entidad.

En los correos se aprecia, eso sí, los nervios que tenía la cúpula con la colocación de participaciones preferentes, por las dudas que este producto tóxico podría despertar entre la clientela tradicional. «Total colocado el primer día: 1.300 millones de euros!!!!!. Récord histórico en producto en un solo día», le traslada Amat a Blesa. Es mayo del 2009 y las cajas ya se tambaleaban.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Barrionuevo y el favor para unos «amigos de La Coruña»