La cerámica gallega Neoker abre una planta en China

La empresa, con sede en el polígono de Milladoiro (Ames), cuenta con una plantilla de cinco personas y una facturación anual que ronda actualmente los 300.000 euros


santiago / la voz

Neoker, una spin-off de la Universidad de Santiago (USC) que ha logrado producir un material cerámico único por su alta resistencia, acaba de crear un centro de desarrollo de materiales en China gracias a la colaboración con un grupo de capital riesgo asociado a la Universidad de Tsinghua, institución líder en formación tecnológica del gigante asiático.

La empresa arrancó en el 2003 en el vivero de la universidad compostelana como el resultado de las investigaciones de dos alumnos, Carmen Cerecedo y Víctor Valcárcel. Y durante siete años recibió el apoyo económico y de gestión de Unirisco, la sociedad de capital riesgo de la universidad compostelana. Además de la planta en China, su red comercial se extiende ya a toda Europa, Estados Unidos, Japón e Israel. Con sede en el polígono de Milladoiro (Ames), una plantilla de cinco personas y una facturación anual que ronda actualmente los 300.000 euros, Neoker tiene un horizonte con amplias perspectivas de crecimiento dada la exclusividad de lo que produce: las fibras monocristalinas de alúmina, un material cerámico de alta resistencia empleado en la automoción, en la aeronáutica y en la industria de defensa.

Propiedades

«Se caracterizan por su elevada resistencia mecánica, estabilidad térmica y resistencia a las agresiones químicas; que lo convierten en el refuerzo idóneo de cualquier material compuesto de alto valor añadido. Es el caso de materiales resistentes a temperaturas elevadas que se usan en ambientes de combustión, como los motores para la industria aeronáutica y aeroespacial o la industria de la automoción, en particular de la alta competición», explica Carmen Cerecedo. Como tantas otras empresas nacidas en el seno de la universidad, Neoker ha estado trabajando los últimos años en lo más difícil: cómo trasladar el resultado de una investigación al mercado y convertirlo en un proceso industrial. Por eso cuentan con una planta piloto en Milladoiro. Y la apertura de China supone así un salto cualitativo en el crecimiento de la empresa. Neoker ha diseñado los procesos necesarios para la producción industrial de sus fibras, todos ellos protegidos con un total de siete patentes.

«La fibra de alúmina presenta una clara ventaja con respecto a otros materiales que se emplean en la actualidad, ya que reduce la degradación propia del paso del tiempo de los componentes de los que forma parte», apunta la química Carmen Cerecedo y socia en Neoker del físico Víctor Valcárcel.

Neoker ofrece sus servicios para el diseño y el desarrollo de proyectos de I+D relacionados con la aplicación de sus fibras en distintos sectores. Y colaboran con empresas privadas y con organismos y centros de investigación públicos, como el Ministerio de Defensa, el Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnlogía España y el Instituto Tecnológico de Israel.

Avances

En materia de defensa la empresa gallega centra sus esfuerzos en la reducción del peso y el espesor de materiales destinados a la protección balística; en la producción aeronáutica y aeroespacial, ha avanzado en mejorar la resistencia térmica y mecánica tanto para recubrimientos como para componentes estructurales y en la automoción trabaja en mejorar la vida útil en piezas para motores, como es el caso de frenos, pistones o cilindros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La cerámica gallega Neoker abre una planta en China