Grecia devuelve con un día de adelanto 750 millones del préstamo del FMI

El Eurogrupo saluda el «progreso» logrado en las negociones con el país heleno y instan al país a llevar a cabo más esfuerzos para lograr consensos.  Varufakis reconoce que «la cuestión de la liquidez es un asunto terriblemente urgente»


Europa Press / EFE

Grecia ha pagado al Fondo Monetario Internacional (FMI) los cerca de 750 millones de euros correspondientes al vencimiento previsto para este martes con un día de adelanto sobre el plazo previsto, según indicaron a Reuters dos fuentes del Ministerio de Finanzas. «La orden de pago al FMI ha sido ejecutada», indicó un alto funcionario del Ministerio griego. 

Atenas, que la semana pasada hizo frente al pago de 200 millones de euros al FMI en concepto de intereses, corre peligro de quedarse sin efectivo dentro de pocas semanas, aunque el Gobierno de Alexis Tsipras ha reiterado su voluntad de honrar las obligaciones de su deuda.

La eurozona saludó el progreso logrado en las negociaciones con Grecia, pero recalcó que son necesarios más esfuerzos para superar las diferencias, mientras que Atenas reconoció su urgencia de liquidez que exige un acuerdo en las próximas dos semanas.

«Saludamos el progreso logrado hasta ahora», señalaron los ministros de Finanzas y Economía de la zona del euro tras la reunión del Eurogrupo, pero también advirtieron que hace falta «más tiempo y más esfuerzos para superar» las diferencias que persisten en las negociaciones para consensuar una lista completa de reformas en Grecia.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, subrayó que ha habido un «acercamiento» sobre elementos como una «reforma profunda» del IVA, la intención de Atenas de crear una agencia independiente para gestionar los ingresos y los créditos morosos. Calificó estos pasos de importantes, precisos y bienvenidos, pero recordó que quedan divergencias en otra serie de cuestiones, como las pensiones y el mercado de trabajo.

El Gobierno de Alexis Tsipras mantiene como «líneas rojas» a no cruzar asuntos como la reducción de salarios y pensiones, y la restauración de los convenios colectivos. El ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varufakis, aseguró que Atenas seguirá buscando el compromiso e indicó que para que haya un acuerdo se deben acordar medidas que pongan fin a la recesión económica y que aborden los problemas de la economía helena sin cebarse en «los más débiles».

Moscovici pidió a Atenas propuestas para un acuerdo también en los frentes abiertos «antes del fin de junio», momento en el que vence la prolongación del segundo rescate a Grecia. «Ojalá tengamos un acuerdo antes de que se acabe el dinero» de Atenas, apuntó por su parte el presidente del Eurogrupo y ministro de Finanzas de Holanda, Jeroen Dijsselbloem.

Precisamente, Varufakis reconoció que «la cuestión de la liquidez es un asunto terriblemente urgente» y expresó su deseo de que se logre un acuerdo antes de que las restricciones de la falta de fondos sean «coercitivas». En este sentido subrayó que espera lograr un acuerdo con las instituciones (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) «en un par de semanas».

El ministro de Economía español, Luis De Guindos, destacó que la situación de liquidez de Grecia «la conoce únicamente el Gobierno griego» y por tanto «tiene que ajustar los tiempos al respecto. Lo que hay que intentar evitar es cualquier tipo de accidente».

El presidente del Eurogrupo subrayó por su parte que, pese a los avances registrados, los acreedores no desembolsarán dinero de los 7.200 millones de euros que quedan del segundo rescate hasta que se logre un acuerdo a nivel técnico de los expertos sobre una finalización positiva del segundo rescate.

Tampoco se hablará de un tercer programa antes de que haya un acuerdo, aunque sí se podrá fragmentar el pago de la ayuda pendiente conforme Grecia vaya implementando las reformas, indicó Dijsselbloem.

El Gobierno heleno espera que el comunicado publicado por el Eurogrupo, junto a una evaluación positiva de la marcha de las negociaciones, sirva como base para reducir su asfixia económica y obtener, al menos, algo de liquidez adicional. Esa liquidez podría darse si el BCE eleva el techo de las emisiones de letras del Tesoro, actualmente en 15.000 millones de euros, pero fuentes de la eurozona han indicado que no creen que la declaración de este lunes sirva para un cambio por parte de la entidad monetaria con sede en Fráncfort. Dijsselbloem subrayó que el BCE es «independiente y hará su propio análisis» al respecto.

Sobre la posibilidad de que Atenas convoque un referéndum antes de sellar un acuerdo con sus socios, el presidente del Eurogrupo indicó que corresponde al Gobierno de Alexis Tsipras tomar la decisión, aunque advirtió de que esto podría retrasar la implementación de las reformas y, por tanto, los desembolsos. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, indicó por su parte que «si el Gobierno griego cree que tiene que hacer un referéndum, entonces que lo haga».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Grecia devuelve con un día de adelanto 750 millones del préstamo del FMI