Una misma industria paga a un andaluz 7 céntimos más por la leche que a un gallego

Mario Beramendi Álvarez
mario beramendi SANTIAGO / LA VOZ

ECONOMÍA

José Manuel Casal

Los productores de Galicia denuncian un diferencial injustificado de precios

08 may 2015 . Actualizado a las 14:00 h.

Concluidas las cuotas lácteas desde el pasado 1 de abril, y con diez mil explotaciones con libertad plena para producir, los ganaderos gallegos afrontan ahora un escenario de bajos precios en origen. La leche en el campo cotiza, de media, a 0,285 euros el litro. En esa cifra influye el contexto internacional, pero también la estrategia de las industrias de abaratar lo más posible la materia prima. Sobre todo en aquellas zonas de mayor producción. Y en esta guerra, Galicia es la comunidad que sale peor parada.

Una diferencia sin explicación. En este documento se aprecia cómo Lactalis, una firma francesa, oferta a un ganadero gallego la leche para abril a 275 euros la tonelada.
Una diferencia sin explicación. En este documento se aprecia cómo Lactalis, una firma francesa, oferta a un ganadero gallego la leche para abril a 275 euros la tonelada.

Según documentos a los que ha tenido acceso este periódico, una misma industria -como es el caso de la francesa Lactalis- ha firmado contratos en los que se aprecia que para una misma leche abona a un ganadero gallego la cantidad de 0,275 euros el litro y a otro andaluz hasta 0,342. Un diferencial de siete céntimos, muy superior a la brecha media que viene soportando la comunidad gallega respecto al resto de las autonomías. Y que está, aproximadamente, en el entorno de los dos y tres céntimos por litro. Industriales gallegos como Jesús Lence, propietario de Leche Río, sostienen que por razones logísticas y de transporte a otros territorios del Estado la materia prima de Galicia debe pagarse más barata. Pero la pregunta que surge aquí es a cuánto debe ascender esa diferencia.

Esa misma empresa, a una explotación andaluza, le ofrece para el mismo mes, 343 euros por cada mil litros recogidos.
Esa misma empresa, a una explotación andaluza, le ofrece para el mismo mes, 343 euros por cada mil litros recogidos.

Por su parte, el sector productor denuncia que existe una brecha excesiva que se justifique solo por el movimiento de la materia prima. Incluso cuando sea solo de tres céntimos. Y los ganaderos apuntan más allá y advierten que hay una estrategia concertada de la industria de utilizar el precio de la leche como castigo al cumplimiento del paquete lácteo. Dicho de otro modo: la industria no quiere contratos a largo plazo (la ley obliga a un mínimo de 12 meses ) en un escenario de volatilidad de precios. Y cuánto más larga es la relación comercial que se acepta bajo un documento, más tira a la baja la cotización en origen.