Montoro vuelve a meterle la zarpa a los emigrantes

Los afectados que cobraban pensiones en otros países tienen que tener en cuenta que el ejercicio 2010 solo prescribirá en determinados supuestos


Esto de Hacienda no lo entiende nadie. Los ciudadanos tienen que convivir -sin irritarse- con el caso del exministro y ex director gerente del FMI, Rodrigo Rato, que presuntamente le provocó a las arcas públicas tanto por las tarjetas black como por los movimientos de capital generados para eludir una fianza multimillonaria, con cumplir religiosamente con la Agencia Tributaria, que en estos días está en plena campaña de la Renta. Pero además, entre noticia y noticia, los contribuyentes se acaban de enterar de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quiere volverle a meterle la zarpa a los ahorros de los emigrantes retornados. ¿De qué manera? De manera grotesca. Este colectivo de pensionistas comenzaron a aporrear con educación a todas las puertas de las Administraciones públicas cuando les comenzaron a llegar multas por las pensiones que cobraban de los países en los que habían trabajado años atrás. Nunca habían tributado por ellas porque pensaban que no lo tenían que hacer. Tampoco nadie de Hacienda les había advertido que tendrían que tributar si no les hacían retención en el país de origen y si recibían más de 11.200 euros anuales. Al parecer, hasta prácticamente el 2014 la AEAT no disponía los datos fiscales de este colectivo de contribuyentes.

Comenzaron las movilizaciones y las protestas. Una situación injusta que obligó al ministerio a rectificar de postura en una especie de venta de favor. A los emigrantes retornados les dijo algo así como: «Vale, vale, dejen de protestar. Les voy a dar de plazo hasta el 30 de junio -día en el que concluye la declaración de la renta- del 2015 para que regularicen su situación entre los años 2010-2013». Sin sanciones, sin recargos o intereses. ¡Que bueno es el señor Montoro!, pudieron pensar alguno. Pero todo tiene truco. Fijémonos en el año 2010. Fijémonos un poquito más. ¿Usted se da cuenta que si el pensionista regulariza el ejercicio 2010 el 30 de junio tiene que pagar? Y... ¿por qué hacerlo si el 1 de julio cualquier situación irregular habrá prescrito?

¡Ojo! Los afectados tienen que tener en cuenta que el ejercicio 2010 solo prescribirá en determinados supuestos. Es decir, si no se ha tenido ningún requerimiento, si no se ha formulado ninguna reclamación... Si fuera así, toca pagar. Una advertencia más. Esta vez realizada por Rosa López, miembro del colegio de gestores administrativos de Galicia: Hacienda puede enviar un requerimiento hasta el día 30 de junio y en ese caso también quedaría interrumpida la prescripción.

También es cierto que el afectado puede hacerse el despistado y la carta en Correos la puede recoger el día 2 de julio, por ejemplo.

Llegados a este punto se puede pensar que Hacienda se equivocó -raro, rarísimo-, que lo pactó con los representantes de los propios colectivos de emigrantes -algo todavía más raro- o que quiere que los mayores paguen sin contarles el «truco» que esconde la norma.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Montoro vuelve a meterle la zarpa a los emigrantes