Tarifa plana de luz y gas: ¿sí o no?

ECONOMÍA

Las eléctricas ofrecen un producto que permite pagar una cuota fija cada mes. Sin embargo, la contratación de este servicio en ningún caso implica una «barra libre» de energía

05 abr 2015 . Actualizado a las 19:13 h.

Las facturas de la luz y del gas siguen siendo un verdadero quebradero de cabeza para la mayoría de los hogares españoles. A pesar de las promesas que el Gobierno depositó sobre la nueva factura eléctrica y de los continuos vaivenes del mercado, la energía sigue siendo una de las más frecuentes pesadillas en los presupuestos familiares. Y es que con las continuas subidas y bajadas en el precio de estos suministros básicos, las estimaciones que cada uno se hace en casa no siempre se acercan al susto que cada final de mes viene en forma de factura.

Ante esta situación, las compañías salían al paso hace unos meses con la comercialización de una revolucionaria tarifa plana de gas y de luz para particulares que permite pagar una cantidad fija cada mes y en la que ya están incluidos el término de potencia y la parte variable de consumo de energía. Pero esta especie de buffet libre de luz y gas que muchos consumidores entienden que viene implícito con la tarifa plana no es tan libre como se esperaba y hay algunos detalles que es preciso conocer antes de lanzarse a su contratación.

¿EN QUÉ CONSISTE LA TARIFA PLANA?

A pesar de su nombre, no es una tarifa plana tal y como imaginamos. Lo cierto es que consiste en la venta de una serie de kilovatios por hora al año que se van pagando en cuotas mensuales.