«Inglaterra, México y Galicia son las tres grandes ilusiones de este banco»

La entidad, dice el director general del Sabadell Gallego, planea duplicar su negocio en la comunidad en dos años


redacción / la voz

El Sabadell Gallego ha cumplido sus 12 primeros meses desde que comenzó a operar como marca integrada en el grupo que preside José Oliu. Su director general, Pablo Junceda, asegura que ese primer ejercicio ha superado expectativas: un 7,5 % más de crédito en su balance, y casi un 9 % en depósitos. «Los números están saliendo bien, y lo que recibo del grupo es apoyo y aliento. Cuando voy a Barcelona a pedir algo para Galicia, vengo con lo que pido. Confían en que Galicia merece mucho la pena», apunta.

-Habían puesto ustedes un listón muy alto, repetían aquello de «vamos a dar crédito».

-Desde el minuto uno vinimos para crecer en Galicia. Y nuestras mejores expectativas para ese primer año se han cumplido con creces, en todos los supuestos. La recepción ha sido fantástica por parte de los gallegos, apostamos fuerte por el equipo que había aquí, y lo que decimos lo cumplimos. Dijimos que daríamos crédito, rápido, y para todos los sectores. Y estamos creciendo casi al 8 %, tres puntos por encima de la media del banco. Y con un 64 % de nuevas operaciones.

-¿Qué estaba fallando antes para que en un año les vaya así?

-El Banco Gallego estaba en manos de otros. Como filial de una caja en reestructuración su actividad en el ámbito inversor era casi nula. Nosotros hemos cogido lo mejor que sabemos hacer en España. Y así nos hemos sentido comodísimos con empresas, pymes, instituciones, organizaciones empresariales... Les hemos dicho que estamos aquí y que Galicia está falta de entidades que apuesten por crecer en inversión. El otro día leía: «Dentro de 50 años se sabrá si esta operación ha sido buena para Galicia». Nosotros creemos que los gallegos no tienen que esperar tanto.

-Me cita unas declaraciones de Juan Carlos Escotet, el dueño de Abanca. ¿Les ha obligado a cambiar el resurgimiento de la primera entidad de Galicia? ¿Les inquieta?

-Nos encanta la competencia. Cuando hay y es dura, es buena para los clientes y para nosotros, porque nos hace superarnos. Lo que tenemos claro es que somos mejores. No nos preocupa nada.

-¿Es más dura la competencia en Galicia que en Asturias o en León, donde también trabaja?

-Es normal que notemos más competencia porque este es un lugar muy interesante para la banca, el gallego es prudente, ahorrador, paga sus créditos...

-Aunque luego se encuentren con disgustos como Pescanova. ¿Hay que temer por algún otro?

-No, en el crecimiento que estamos teniendo en inversión hemos aplicado las bases de nuestro grupo en el análisis de riesgo, financiando proyectos viables, con pies y cabeza. Así no tiene por qué haber sustos.

-¿No crecen porque aceptan clientes que otros rechazan?

-No, en absoluto. Hay crédito a proyectos nuevos, a clientes de otras entidades, porque somos más rápidos y nos prefieren cuando descubren la capacidad de este banco. Somos mejores en rapidez, en tipología de productos, respondemos por escrito en menos de 7 días a la petición de crédito... Por cierto, en Galicia en menos de 5.

-¿Con algún límite?

-Sin límite. sabiendo que tenemos capacidad para entrar en cualquier proyecto que se nos requiera. Y no hemos vetado ningún sector. Tampoco al inmobiliario, si el proyecto tiene sentido.

-Pero les interesan más otros.

-Hay tres sectores clave. El primero, el industrial, que nos gusta mucho, por la tradición que llevamos, porque triunfa en el exterior, y en el ámbito exterior no hay banco como el nuestro. Segundo, la pyme. La pyme es el futuro de Galicia, y todo lo que suponga ganar tamaño nos van a encontrar ahí. Y como tercer sector, el ámbito rural, donde Galicia tiene una potencia enorme. Pero no hablamos de agricultura o ganadería de subsistencia, hablamos de hacerlo de forma empresarial y de que se puede generar riqueza económica y empleo en el mundo rural y pesquero.

-Habla de tres palancas, pero ¿qué hacer si la economía gallega no tira? ¿No les desbarata todo?

-Creemos que Galicia, aunque va algo retrasada, se alineará más pronto que tarde con el resto del país. Y nuestra ilusión por Galicia como grupo sigue siendo igual. No podemos negar que nos hace ilusión el nuevo proyecto de Inglaterra, el de México y Estados Unidos, pero también Galicia.

-Pues da la sensación de que ese interés se había disipado al hacerse con el Gallego...

-Es uno de los tres focos que más ilusión nos hacen. No nos ilusionan las operaciones, sino crecer y desarrollarnos después de esas operaciones. Nos ilusiona llegar a un 10 % de cuota de mercado partiendo de un 4 %. Ahora estamos casi en el 5 % y queremos doblar esa posición, por lógica, porque tenemos el 8 % de las oficinas de Galicia, y tenemos que llegar al menos a esa cuota.

-¿En cuánto tiempo?

-Tenemos un horizonte hasta el 2016. Cuando acabe, y no dentro de 50 años, será un buen momento para hacer balance y ver el crecimiento.

-Es mucho crecer. Si en un año solo lo han arañado un punto...

-Sí, pero tenga en cuenta que tras la integración, la puesta en valor, los equipos rodados... el salto ha de ser mayor. Y nos va a ayudar el crecimiento de la economía también en Galicia. Y si acertamos con esos tres sectores que le digo, podemos conseguirlo, aunque no es fácil.

-¿Y cuántas veces le dice un empresario gallego que él no mete su dinero en un banco catalán, por todo el ruido político que hay?

-Muy pocas. Somo un banco catalán, español, gallego, europeo y en clave ya internacional. Muy orgullosos de nuestros diferentes orígenes, catalán, asturiano, leonés, de Levante, vasco, gallego... Esto es lo que nos hace fuertes.

-¿No ha perdido operaciones por esa disputa política?

-Que yo sepa, no. Los empresarios son inteligentes, saben que hay que estar cerca de bancos que funcionan bien.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Inglaterra, México y Galicia son las tres grandes ilusiones de este banco»