El término de potencia, culpable del ahogo de las familias

Quizá habrán oído a algún conocido contar que de repente le han pasado un recibo de !1.000 euros!


redacción / la voz

A poco que tenga uno la oreja inquieta, escucha constantemente exclamaciones de indignación (mezcladas con cierto tonillo de resignación) sobre lo cara que es la luz. «¡Pero si no tengo nada eléctrico y acabo de pagar ciento y pico euros!», es una frase recurrente. Muchos se sentirán identificados con casos reales como la llegada este mes de un recibo de 400 euros a un hogar compuesto por cuatro miembros en el que está encendido todo el día en los meses de invierno un solo radiador. La primera reacción: «El horno, para guardar cosas, nada de usarlo». Quien más quien menos conoce o sufre experiencias de este tipo y no es raro escuchar que ahora se procura poner la lavadora menos veces o encender la calefacción eléctrica lo imprescindible. Pobreza energética no será, pero casi.

Quizá habrán oído a algún conocido contar que de repente le han pasado un recibo de ¡1.000 euros! por refacturaciones de un año entero. La explicación de la compañía eléctrica: que durante ese tiempo le estuvieron cobrando de menos por un error suyo y que ahora se han dado cuenta y ¡zas! Historias con este final son frecuentes y cada vez más.

Subida del término de potencia

Sin embargo, atendiendo a los datos oficiales sobre el precio de la energía en el mercado regulado esos recibos no deberían ser tan abultados, o al menos no mucho más que antes. Lo que ha ocurrido en este último año en el mercado pueden comprobarlo en el gráfico superior. Los datos -válidos solo para clientes sin discriminación horaria- están obtenidos directamente de la página web del Instituto para la Diversificación Energética (IDAE), que acaba de publicar un informe con el precio de los dos componentes principales del recibo (término de potencia y de energía) entre enero del 2012 y febrero del 2014. Los que completan la tabla hasta la actualidad están obtenidos de Red Eléctrica, que dispone en su web de una calculadora muy útil que desvela el coste del término de energía mes a mes.

En él se aprecia a la perfección que el gran responsable de que el recibo de la luz sea más caro es el término de potencia, que el Gobierno decidió incrementar de golpe un 18 % en febrero del 2014, justo también acordó que la referencia para calcular el término de energía sería el mercado diario y ya no las subastas.

Desde febrero del año pasado, el término de potencia no ha vuelto a subir y el Gobierno decidió que este año no lo volvería a tocar. El de energía, como se ve, se mantiene en niveles muy parecidos a los actuales desde agosto del 2013, con desplomes en mayo y julio del 2014 y repuntes en septiembre y agosto pasados.

Si se fijan en sus recibos, comprobarán muchos meses que pagan más por el término de potencia que por el de energía. Esto está provocando avalanchas de peticiones para bajar la potencia contratada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El término de potencia, culpable del ahogo de las familias