Las razones de una recuperación tan débil

Las exportaciones aumentaron menos de la mitad que las españolas


Cuando en el mes de octubre del pasado año la Xunta actualizó sus previsiones económicas para ese ejercicio aún confiaba en un crecimiento de casi un 1 %. Sin embargo, el Instituto Galego de Estadística (IGE) acaba de confirmar una recuperación de menos de la mitad. Lo más grave es que ya con los datos de los tres primeros trimestres en la mano, la previsión de la Xunta era imposible de cumplir; pero aún así se tiró para adelante con una predicción fantasiosa.

Ahora sabemos que salimos de la recesión con una potencia de menos de la tercera parte que el conjunto de la economía española (0,4 frente a 1,4 %) y, lo que es más grave, continuando con destrucción de empleo anual, mientras que en el conjunto de España se ha revertido la tendencia. La actividad en la que nuestro comportamiento diferencial fue peor es, sin duda, la industria. Mientras el conjunto del sector en España crece y crea empleo (según el INE) la gallega ha vuelto a entrar en recesión y continúa destruyendo empleo (según el IGE).

Para entenderlo hay que hablar de las exportaciones y de la demanda interna. La ventas de bienes y servicios en Galicia crecieron menos de la mitad de lo que lo hicieron las españolas durante el 2014; a pesar del buen comportamiento del sector de la confección, la de mercancías cayó en términos nominales, mientras en España aumentaron.

En el último año realizaron exportaciones desde Galicia cuatrocientas empresas menos. Si a eso añadimos el menor impacto entre nosotros de la demanda turística de los no residentes, se cierra un argumento muy preocupante para un motor fundamental de nuestra recuperación. De nuevo sin arrugarse, la Xunta estima para este año 2015 un crecimiento de las exportaciones del 6,6 % lo que exigiría quintuplicar el ritmo del pasado año. En el comportamiento del consumo la Xunta ha acertado en sus previsiones. Solo que con el signo cambiado (0,4 % previsto y -0,4 % real). Los hogares gallegos (de pensionistas, empleados públicos, trabajadores sin contratos fijos, desempleados, ?) solo mejoran su consumo en la quinta parte de lo que lo hacen en el conjunto de España. Daños colaterales de una austeridad ejemplar. Perseverancia.

Albino Prada es profesor de Economía en la Universidade de Vigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Las razones de una recuperación tan débil