Las elecciones fracturan la patronal de Pontevedra

La candidatura de José García Costas a la vicepresidencia de industria originó el conflicto


vigo / la voz

«Ha sido violento, muy violento. No recuerdo haber vivido nada parecido en toda la historia de la CEP». Es el resumen que hacía un empresario vigués el lunes tras asistir a la reunión del comité directivo de la patronal pontevedresa. La dureza de la sesión fue de tal calibre que por momentos «llegaron a perderse las formas».

El germen de esta inédita fractura está en las elecciones internas que la entidad celebrará mañana y en las que compiten por la presidencia Luis Novoa, que es el que ocupa el cargo en la actualidad, y Jorge Cebreiros, empresario del sector de las tecnologías de la comunicación (TIC), que plantea «modernizar» la organización.

Se eligen además 4 vicepresidentes y 37 vocales, en este caso designados por las 101 asociaciones que integran la Confederación, adscritas a los sectores de industria, comercio, servicios y territoriales. El conflicto surge cuando el presidente de la Cámara de Comercio, José García Costas, que apoya la candidatura de Cebreiros, decide optar a la vicepresidencia de industria arrogándose el aval de la asociación del metal, Asime.

La respuesta de esta fue inmediata y contundente. En una reunión extraordinaria y urgente su directiva acordó retirar a García Costas la vocalía que ocupa en la CEP, por considerar que se estaba vulnerando el acuerdo alcanzado por 16 votos a favor y una abstención (la del propio García Costas), de avalar «en exclusiva» la candidatura de Luis Novoa. La guerra estaba servida. En privado, los cruces de acusaciones son de alto voltaje. Mientras unos esgrimen que la política trata de «entrar por la por la puerta de atrás» en una organización que tiene que ser «estrictamente profesional», y creen que hay un «intento de asalto»; los otros se consideran «atropellados» y tildan de «despropósito jurídico» la retirada de la vocalía de Asime a García Costas.

Ante la inminencia de las votaciones, el secretario de la patronal pontevedresa pidió un informe jurídico independiente. El dictamen del experto en Derecho Mercantil concluye que García Costas, al haber sido privado de su condición de vocal de Asime, no puede participar en el proceso electoral ni como elector ni como aspirante.

Mientras tanto, el presidente de la patronal gallega y expresidente de la CEP, José Manuel Fernández Alvariño, prefiere no pronunciarse. «No voy a dar mi opinión sobre lo que está ocurriendo hasta el día 27. Es un tema de la Confederación de la provincia y allá cada uno con sus responsabilidades», afirma. Alvariño, que cuando se fue a Santiago, apostó por Novoa para que le sucediera en el cargo, no ocultó nunca la más que buena amistad que mantiene con García Costas.

Novoa, que ayer presentó su programa electoral, invocó el fair play y se mostró convencido de que, con independencia de quien gane, «al día siguiente o a la semana siguiente» la situación estará normalizada «porque somos empresarios, no políticos». Lamentó que los problemas internos hayan trascendido. «Esto nunca había pasado, pero cada uno es libre de hacer lo que crea conveniente», dijo.

Unión es la palabra que más se repite en el citado programa en el que, como primer mandamiento, Novoa reivindica que la CEP es «la única voz empresarial representativa del conjunto de los empresarios de la provincia». Es una reivindicación en la que muchos ven un aviso a navegantes por si «alguien» piensa que otras organizaciones pudieran querer arrogarse ese cometido.

Votación
1 votos
Comentarios

Las elecciones fracturan la patronal de Pontevedra