Los pequeños inversores solo tendrán el 2,5 % del capital de Aena

La compañía debuta hoy en el parqué al precio de 58 euros por acción


madrid / colpisa

Una empresa con gran músculo financiero e inversores de peso, pero sin socio industrial y con un núcleo duro muy reducido. Así quedará Aena tras su esperado estreno hoy en Bolsa, donde partirá de un precio de 58 euros por acción, el más alto de los que había previsto el Gobierno en la tramitación de su oferta pública de venta (OPV). El valor de la compañía que gestiona los aeropuertos de la red estatal (46) y dos helipuertos se sitúa así en 8.700 millones de euros, 2.475 más de lo que se estimaba inicialmente. Para la ministra de Fomento, Ana Pastor, «el interés general queda garantizado» tras la privatización parcial del 49 % del capital social de la empresa, operación que proporcionará unos ingresos de 4.262 millones a las arcas públicas.

Y eso, pese a que los pequeños inversores solo tendrán el 2,5 % del accionariado. En total han acudido a la oferta 88.972 pequeños ahorradores. Vista la elevada demanda, Aena les ha adjudicado un mínimo de 25 acciones a cada uno y otro 25 % adicional. Es decir, que como máximo tendrán 340 títulos a cambio de de 19.720 euros.

Con todo, una muy modesta participación si se compara con el 42 % que quedará en mano de gestoras de fondos internacionales y otras firmas conocidas del mercado. Una de ellas es la gestora que maneja las inversiones del magnate estadounidense George Soros (SFM), que tenía previsto invertir cerca de 400 millones de euros, lo que supondría hacerse con un 5 % del capital social. Aunque dicha participación, de las más importantes que se prevén, no le aseguraría un puesto en el consejo de administración.

Sí mantendrá ese sillón, por el contrario, el fondo británico TCI, al que en octubre se le adjudicó un 6,5 % del accionariado cuando Aena fijó sus tres futuros socios de referencia. La elevada demanda de títulos (4,8 veces más que la oferta en el tramo minorista y 5,1 veces en la parte prevista para los inversores cualificados) terminó haciendo que su matriz, la sociedad pública Enaire (que controlará el 51 % del capital social) elevará hasta tres veces la horquilla de precios en la OPV. Empezó en octubre con un mínimo de 41,5 euros y un máximo de 53,5 euros, referencias que quedaron ampliamente superadas en la última revisión, hecha la semana pasada. Los 53 euros por acción fijados entonces como suelo dejaron prácticamente fuera a aquellos tres socios de peso porque sus ofertas iniciales eran menores. «Son las reglas del juego», argumentó ayer.

Desde Aena los invitaron entonces a comprar al precio final de la OPV, que ha terminado siendo el más alto de todos los previstos: 58 euros, casi un 42 % más que el importe estimado hace apenas cuatro meses. Ferrovial y la Corporación Financiera Alba -el vehículo inversor de la familia March- desestimaron esa segunda opción por su elevado costes, mientras que TCI sí la usó. Habría adquirido hasta 500 millones de euros en títulos para mantener el 6,5 % que se le preveía antes.

Los fondos predominan en el accionariado del gestor de aeropuertos

Sin apenas ya núcleo duro -ni Aena ni Enaire han decidido aún si darán entrada en el consejo a más socios privados, aparte de TCI-, a Fomento le interesa que los fondos más proclives a las inversiones estables tengan la mayor parte de los títulos privatizados. Serían tanto anglosajones (Blackrock y Fidelity, entre otros) como asiáticos (Singapur, China...) y árabes (Abu Dhabi, Catar, Kuwait...), aunque la atribución final no se conocerá hasta hoy.

Su interés, según distintos analistas, no sería intervenir en la gestión de la compañía sino que siga en expansión -valoran mucho su faceta internacional como gestor de hasta 15 aeropuertos en América y Europa (incluido el londinense de Luton) y ofrezca una rentabilidad elevada.

Tasas congeladas

De momento, el rendimiento por dividendo será del 3,5 %, por encima del de otras compañías europeas similares (un 2,3 % de la francesa ADP y un 1,7 % de la alemana Fraport), gracias a que Aena prevé repartir este año el 50 % de su beneficio neto pese a tener congeladas sus tasas hasta el 2025 e incluso plantearse bajarlas -«no les extrañé», apuntó ayer Pastor- como piden las aerolíneas para incentivar el tráfico.

Las últimas cuentas publicadas por la empresa (hasta el tercer trimestre) reflejaban una ganancia de 371 millones (un 8,7 % más), tras unos ingresos de 2.394 millones (un 6,3% más).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los pequeños inversores solo tendrán el 2,5 % del capital de Aena