Diez pleitos internacionales ponen en cuestión el recorte a las renovables

Bancos, eléctricas y un emirato árabe denuncian la reforma energética

Abu Dabi tiene intereses en la planta de Gemasolar, inaugurada en el 2011 por el rey Juan Carlos.
Abu Dabi tiene intereses en la planta de Gemasolar, inaugurada en el 2011 por el rey Juan Carlos.

redacción / la voz

Al ministro Soria le crecen los enanos. Su controvertida reforma eléctrica puede costarle cara, muy cara, si prosperan los pleitos internacionales que han emprendido empresas y fondos de inversión con activos eólicos y solares en España. Hasta el momento, diez grupos han interpuesto demandas contra el Gobierno ante la Corte Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), dependiente del Banco Mundial y con sede en Washington, por los recortes asestados a las primas a las instalaciones renovables.

Todos reclaman compensaciones -a buen seguro, millonarias- por la pérdida de rentabilidad de sus inversiones en plantas eólicas y solares. Y todos los demandantes acusan a España de vulnerar el Tratado de la Carta de la Energía y sus principios de respeto a la inversión extranjera. Es decir, de cambiar las reglas de juego a mitad de partido. Un argumento de inseguridad jurídica que también han utilizado las empresas nacionales que han recurrido los recortes a las primas a renovables ante el Tribunal Supremo español.

Pero ¿con quiénes se enfrenta Soria en el Ciadi? Pues con gigantes bien poderosos detrás de los que están entidades como el Deutsche Bank, BNP Paribas y ABN Amro, el emirato de Abu Dabi y la eléctrica alemana RWE (la segunda más importante del país germano tras E.On).

La última en presentar un contencioso internacional contra el recorte a las retribuciones en renovables fue la empresa alemana Steag, que registró la demanda a mediados de enero. Con ella trata de proteger sus inversiones en la planta termosolar de Arenales, cerca de Morón de la Frontera (Sevilla). Su denuncia es la segunda de este año. La primera procede de un consorcio de ocho compañías también germanas. Entre ellas se encuentra RWE, que ya había presentado por separado otra demanda.

El Ciadi también analiza recursos contra el Gobierno por parte de Infrared (fondo de inversión de Reino Unido), Masdar (Abu Dabi), Eiser (firma británica propiedad del banco holandés ABN Amro), Antin (un fondo del banco francés BNP Paribas) y RREEF (de Deutsche Bank), que ya cuentan con tribunales constituidos para analizar su caso, así como de Renergy (Italia) y Nextera (mayor productor de energía solar y eólica de Norteamérica).

Resulta llamativo el caso de Abu Dabi. Su denuncia busca proteger la rentabilidad de la planta Gemasolar (Sevilla), que inauguraron a bombo y platillo en octubre del 2011 el rey Juan Carlos y el jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan, príncipe heredero y subcomandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Emiratos Árabes Unidos. Al acto asistieron más de 350 invitados, incluidos varios miembros de la familia real de Abu Dabi.

El primer litigio llegó hace un año. Entonces, el ministro Soria reaccionó afirmando que los inversores internacionales aspiraban a rentabilidades del 20 %, lo que «no ocurre en ningún país del mundo, porque si eso ocurriera el resultado sería que el sistema eléctrico quebraría».

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Diez pleitos internacionales ponen en cuestión el recorte a las renovables