Empleo: balance de una legislatura


Como este año es el cuarto -y último- del mandato del actual Gobierno, más allá del balance intertrimestral o interanual del empleo que refleja la última EPA (Encuesta de Población Activa) parece razonable presentar un balance de los tres años completos ya transcurridos. La cuestión a dilucidar es si en estos tres años de Gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy el mercado de trabajo presentan un balance global positivo.

¿Tenemos ahora más población activa que hace tres años? Si la respuesta a esta pregunta fuese positiva querría decir que no habría habido emigración o retorno de inmigrantes, y que la población autóctona en edad de trabajar considera que existen unas mínimas oportunidades de empleo. Pero como la respuesta es que en los últimos tres años disminuyó en cuatrocientas mil personas la población activa, nada positivo podemos anotar por este lado.

¿Tenemos ahora más ocupados que hace tres años? Esta sería una excelente noticia que, de producirse, habría evitado la caída de la población activa. Pero lo cierto es que, lejos de haberse creado empleo neto en lo que llevamos de legislatura, la cifra de ocupados disminuyó en cerca de seiscientas mil personas. Es lo que hay aunque incomode oírlo y, más aún, sufrirlo.

Y la calidad del empleo que resiste ¿ha mejorado en estos tres años? Por lo que respecta a los ocupados a jornada completa hoy tenemos un millón menos que hace tres años. Y en lo que respecta a los contratos indefinidos hoy tenemos cuatrocientos mil menos.

De manera que a la destrucción de empleo neto hay que añadir una paulatina transformación del empleo que subsiste, cada vez más a tiempo parcial y con contratos temporales. Habrá que esperar a la próxima legislatura para ver quién y cómo consigue incrementar la población española ocupada a tiempo completo. En esta legislatura es obvio que esto ya no va a suceder.

Con estos mimbres llegamos a la pregunta final: ¿tenemos ahora menos parados que hace tres años?. De nuevo la respuesta es negativa: tenemos casi doscientos mil parados más. Y lo más grave es que el incremento del paro estimado en estos tres últimos años se vio suavizado por la caída de la población activa. De no ser por este factor el incremento del paro habría sido de triple magnitud.

Si la tasa de paro estimado cuando Mariano Rajoy llegó a la Moncloa era del 22,6% ahora está en el 23,7%: ni rastro de reducción del paro en España. Además, sin la válvula de escape de la caída de la población activa esa tasa se situaría hoy en un 25%. Es lo que hay.

Albino Prada es profesor de Economía de la Universidad de Vigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Empleo: balance de una legislatura