Draghi anuncia un plan de compra de deuda de 60.000 millones de euros al mes

Empezará en marzo y se prolongará hasta septiembre del 2016; Grecia queda excluida del programa


Agencias

El Banco Central Europeo (BCE) anunció este jueves un programa de compra de bonos soberanos por valor de 60.000 millones de euros al mes, operación que empezará en marzo de este año y se prolongará hasta septiembre del 2016. El BCE adquirirá solo bonos de grado de inversión en el mercado secundario con su programa, lo que excluye por el momento la deuda griega, ya que, debido a la crisis que atraviesa, están calificados en la actualidad como bonos basura y no alcanzan el denominado grado de inversión, que implica una mayor seguridad de cobro.

El presidente de la entidad bancaria europea, Mario Draghi, justificó esta medida por el «persistente» nivel mínimo de la inflación, muy por debajo del objetivo aspirado por su entidad que, recordó, debería situarse «cerca» y «levemente por debajo del 2 %. En este sentido, Draghi advirtió que la inflación interanual continuará siendo «muy baja o negativa» durante los próximos meses y solo repuntará «gradualmente» entre el 2015 y el 2016.

El lanzamiento de un programa de compra de bonos soberanos, como medida para reducir el riesgo de deflación en la eurozona y contribuir a reactivar la economía del bloque, sí era esperada por todos los analistas para la primera sesión de este año. En la anterior reunión del consejo de gobierno del BCE, celebrada a principios de diciembre, Draghi avanzó ya que el personal de la entidad monetaria había comenzado a preparar los aspectos técnicos de nuevas medidas de estímulo monetario.

Sin embargo, el presidente ha querido dejar claro que la política monetaria no es suficiente. Debe ir acompañada «con rapidez» de reformas estructurales y recordó a «varios países» la necesidad de reformar el mercado laboral y de facilitar la actividad y las inversiones empresariales: «Es crucial que las reformas estructurales se apliquen con rapidez».

A su juicio, estas reformas deben ponerse en marcha «de manera creíble y eficaz» tanto para garantizar un crecimiento sostenido en la eurozona en el futuro como para que crezcan las expectativas de mayores ingresos y se aliente a las empresas a relanzar sus inversiones ahora, adelantándose a la recuperación. El objetivo de la política monetaria impulsada por Draghi es claro: mantener la estabilidad de los precios a larzo plazo y contribuir así a la actividad económica. Sin embargo, el presidente de la entidad dejó claro que incrementar las inversiones, impulsar la creación de puestos de trabajo y hacer crecer la productividad exigen adoptar medidas adicionales.

Sin unanimidad

Draghi admitió que la decisión de lanzar ahora el programa de compra de deuda no se adoptó por unanimidad, pero que sí contó con el respaldo de una gran mayoría del consejo ejecutivo de la entidad. «Hubo una gran mayoría», precisó Draghi, que apoyó la medida, así como un «consenso» en la asunción del riesgo compartido hasta una tasa del 20 %, de modo que el 80 % del riesgo de impago lo asumirá en solitario el banco central nacional que lo adquiera.

El Consejo Ejecutivo del BCE acordó además este jueves, de acuerdo a lo previsto, mantener los tipos de interés en su nivel actual, el mínimo histórico del 0,05 %, con el objetivo de apoyar la coyuntura económica y evitar una recesión. La última vez que la entidad que preside Draghi rebajó los tipos de interés fue en septiembre pasado y los expertos no preveían que en esta ocasión hubiese cambios.

Respuesta del Ibex

El Ibex 35 se impulsaba un 1,8 % justo después del anuncio de Draghi, lo que permitía al selectivo tocar la cota de los 10.500 puntos.

En el momento en que Draghi anunciaba el plan esperado, solo cinco valores se adentraban en rojo, aunque en su mayoría se anotaban ligeras caídas. La mayor caída la protagonizaba Grifols (-0,77 %). Respol despuntaba un 3 %, Telefónica un 2,2 %, Banco Santander un 1,6 % y BBVA un 1,9 %. Las ganancias las lideraban Técnicas Reunidas (+3,5 %), Gamesa (+3,4 %) e Indra (+3,1 %).

A su vez, la prima de riesgo también respondía de forma positiva y aumentaba sus descensos tras el anuncio, alejándose de la barrera de los 100 puntos básicos. En concreto, el diferencial del bono español respecto al bund alemán marcaba una vez comenzada la rueda de prensa de Mario Draghi un mínimo de 92,5 puntos básicos, frente a los 102,8 de la apertura, con una rentabilidad del 1,492 %.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Draghi anuncia un plan de compra de deuda de 60.000 millones de euros al mes