El miedo a que Grecia salga del euro impulsa una fuerte caída del Ibex-35

El índice español se deja un 3,45 % y cae por debajo de los 10.000 puntos


Terror. Sin paliativos. Otra vez. La posibilidad de que Grecia salga del euro, que ha sembrado el pánico en los mercados periódicamente desde el 2010, volvió a traducirse ayer en un desplome generalizado de las bolsas europeas, que se anotaron caídas medias del 3 %, con la helena a la cabeza, cediendo un 5,63 %.

La información del semanario Der Spiegel encendió la mecha del miedo, al asegurar -citando fuentes próximas al Gobierno de Merkel- que Alemania consideraba «inevitable» una salida de Grecia del euro si Syriza vence en las elecciones del próximo día 25. De poco sirvió que Bruselas se apresurara a rebajar la tensión, repitiendo el mensaje de que «la pertenencia al euro es irrevocable», pues los mercados ya habían entrado en modo pánico con la asunción de que Alemania cuenta con la fractura de la moneda única.

La incertidumbre pasó factura en la renta variable europea y todas las bolsas cerraron en rojo, acompañando al índice griego: Milán cedió casi un 5 %, el indicador ruso se dejó un 3,72 y el Ibex se desplomó un 3,45 %, perdiendo de nuevo el nivel psicológico de los 10.000 puntos. Hoy abrirá la sesión en 9.993. Los selectivos francés y alemán también se dejaron más de un 3 %.

La de ayer, pese a que los datos de empleo de diciembre fueron una buena noticia -se creó empleo neto por primera vez en siete años- fue la peor jornada del índice español desde el 15 de octubre. Retrocedió 357,50 puntos y ninguno de los grandes valores logró escapar del rojo.

El Brent, a 52 dólares...

El más castigado fue Repsol, afectado por una nueva caída del precio del petróleo -un factor añadido de nerviosismo en los mercados, que se suma a la incertidumbre sobre el futuro político de Grecia- y por el runrun de que no encuentra crudo en las prospecciones que lleva a cabo en Canarias. La petrolera que preside Antonio Brufau cedió un 5,84 % en la jornada en la que el barril de Brent, el petróleo de referencia en Europa, se pagó a 52,84 dólares, un 6,35 % menos. Cabe recordar que antes del desplome de precios iniciado el pasado verano, el barril se pagaba por encima de 115 dólares, es decir, el doble que ahora.

En el selectivo español también los grandes bancos encajaron un correctivo notable (Santander y BBVA perdieron respectivamente un 4,57 y un 4,37?%), . Por contra, IAG (la compañía integrada por British Airlines e Iberia) fue, junto con Jazztel, el único valor que logró eludir el rojo. El precio del crudo jugó a favor de la cotización de la aerolínea, que ganó un 1,45?%, mientras que la operadora de telefonía se mantuvo plana.

...la prima, subiendo...

La enorme volatilidad en los mercados también tiró al alza de la prima de riesgo -el diferencial entre el interés que se paga por el bono español a diez años comparado con el alemán-, que volvió a subir por encima de los cien puntos básicos (109) después del espejismo de la pasada semana, en la que se situó en 97, algo insólito desde mayo del 2010. En consecuencia, el interés del bono español a diez años también repuntó, rozando el 1,6 %.

Otra de las derivadas de la jornada la marcó el euro, que ayer se cambió a 1,19 dólares, algo que no se veía desde hacía nueve años y que resulta un estímulo añadido a las exportaciones, pues la moneda más barata mejora la competitividad exterior.

...Y el euro, a 1,19 dólares

La moneda única acusó el peso de las especulaciones sobre la posible salida de Grecia, así como las nuevas medidas de estímulo anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE) para reactivar una economía con síntomas de deflación.

El euro, que acaba de cerrar su peor año desde 2005 ante el billete verde, llegó a caer durante los intercambios asiáticos a 1,1864 dólares, su nivel más bajo desde marzo del 2006. El miércoles por la noche, la moneda única valía 1,2097 dólares.

El presidente del BCE, Mario Draghi, confirmaba el viernes, en una entrevista publicada por el diario económico alemán Handelsblatt, que la institución «se prepara técnicamente para modificar a principios del 2015 el alcance, ritmo y carácter de los medios a aplicar si fuera necesario actuar ante un largo período de inflación demasiado débil».

Para Draghi, el riesgo de deflación es mayor que hace seis meses, algo en lo que coinciden los analistas, que hablan de que el mercado espera que la eurozona entre en deflación por primera vez desde el 2009. El anuncio de la caída de la inflación de Alemania en diciembre -aún provisional- ha disparado los malos presagios. El miércoles se espera la primera estimación de inflación para la zona euro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El miedo a que Grecia salga del euro impulsa una fuerte caída del Ibex-35