Los ganaderos gallegos logran una facturación récord: 900 millones

La producción láctea supera por primera vez los 2,5 millones de toneladas


redacción / la voz

Aunque resulte difícil de creer analizando el contexto actual, lo cierto es que el 2014 ha sido un año histórico para el sector lácteo gallego. Ni los continuos recortes registrados por el precio de la leche en origen -un 20 % desde febrero-, ni el hecho de que la cotización del último mes haya sido la más baja de los dos últimos ejercicios puede empañar una campaña que se cierra con una facturación ligeramente superior a los 900 millones de euros. A esta cifra récord hay que sumar el dinero obtenido por la venta de animales tanto para recría como para degüelle.

Los datos vienen propiciados, en gran medida, por los buenos precios del primer semestre del año -los mejores desde principios del 2008-, que permitieron a las granjas mejorar notablemente su delicada situación de falta de liquidez.

Paralelamente, los costes de producción se mantuvieron en valores similares a los del 2013, o incluso experimentaron ligeros descensos en determinadas partidas. Es el caso de la alimentación del ganado que si bien sigue representando alrededor del 60?% del coste total de producción de un litro de leche, logró frenar la imparable subida iniciada hace más de un lustro. Ello fue debido sobre todo a la buena evolución experimentada por las cotizaciones de materias primas como el maíz o la soja en los mercados mundiales de grano.

Estos dos commodities marcan de forma indirecta el precio del pienso, a día de hoy el principal gasto al que tienen que hacer frente las granjas gallegas. Así, con referencia a mediados de diciembre, el precio del maíz en la bolsa de Chicago (la más importante del mundo en cuanto a este tipo de productos) era de 143 euros por tonelada, mientras que en el 2013 y en el 2012 alcanzó los 174 y 235 euros, respectivamente. Otro tanto sucedió con la soja, que descendió de los 400 euros por tonelada que promedió en el 2012 a los poco más de 300 euros actuales.

Este escenario de precios altos en origen y costes de producción moderados permitió que durante el primer semestre del año Galicia batiese sus marcas históricas de producción de leche superando los 225 millones de litros durante el mes de marzo. Un repunte de la producción que, en mayor o menor medida, se fue manteniendo durante el resto del ejercicio hasta superarse, por primera vez, los 2,5 millones de toneladas en un mismo año.

El reto del fin de las cuotas

Precisamente este aumento de las entregas lácteas es uno de los principales problemas a los que tendrán que hacer frente las granjas gallegas este año. La posibilidad de que una hipotética superación de la cuota nacional pueda derivar en fuertes sanciones -se paga de multa 27,83 céntimos por kilo producido de más- para aquellos ganaderos que hayan excedido su cupo individual puede llegar incluso a condicionar el futuro de un buen número de explotaciones.

Esto se verá en abril, período en el que dejarán de existir las cuotas y se abrirá un nuevo escenario en el que cada ganadería podrá producir libremente. Esta circunstancia es, sin embargo, vista son cierta preocupación por el sector lácteo gallego que teme que el probable exceso de materia prima en los mercados venga acompañado de bajadas importantes del precio de la leche en origen por la llegada de una mayor producción.

«Resulta difícil augurar que puede pasar -reconoce José Luis Antuña, director general de la cooperativa Feiraco-, aunque lo que sí está claro es que se abre un nuevo panorama en el que solo las explotaciones más eficientes tendrán asegurada la continuidad». Para este profundo conocedor del sector agroganadero el primer semestre del presente año se presenta en principio «bueno en cuanto a costes de producción y malo en cuanto a precios de la leche».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Los ganaderos gallegos logran una facturación récord: 900 millones