Que no te dé la Navidad un ciberdelincuente

Seis consejos para evitar timos ante la explosión de las compras navideñas


A nadie le gusta que le timen y menos que le roben dinero, posibilidades que se incrementan exponencialmente con la explosión de compras navideñas, cuando el consumidor llega a un punto de saturación que le sirve cualquier regalo a (casi) cualquier precio. Si además la compra es on line la realidad demuestra que hay una especie de coeficiente multiplicador sobre las probabilidades de ser engañado, y ello a pesar de que el usuario sea alto, guapo, joven y listo. Porque en la red hay siempre más listos y listillos que uno mismo, y que están dispuestos aprovechar cualquier ocasión para mangarle la pasta. Luis Corróns, director técnico de PandaLabs, en Panda Security, analiza 6 consejos.

1º.- Utilizar una wifi o conexión a Internet segura. Claro que es cómodo y barato navegar a través de redes públicas que no estén protegidas por contraseña, pero tiene riesgos. Por ejemplo, si nos enganchamos a la red de un vecino puede ocurrir que este sea un fisgón, y estudie con detalle a los sitios a los que llegamos navegando. Si el vecino, además de listillo, es un ciberdelincuente puede redirigir nuestros pasos a una página falsa donde nos desvalijará la tarjeta de crédito. Lo mejor es conectarse desde casa o desde la oficina.

2º.- El equipo debe estar actualizado y protegido. Cuando los regalos se compran por Internet y para su adquisición debemos transferir datos bancarios, es necesario que el sistema operativo del equipo esté actualizado y provisto de un buen antivirus. ¿Hay antivirus que protegen al 100 %? No, pero cada día se generan 225.000 ejemplares de troyanos y similares preparados entrar en nuestro ordenador y robarno. «Tiempo atrás, cuando los troyanos accedían al equipo, el usuario se enteraba. Hoy ya no. Se quedan dentro y no los ves», argumenta Corróns.

3º.- Compra en sitios web reconocidos y con buena reputación. Es imprescindible comprobar que la URL (dirección web) coincide con la web en la que creemos que estamos navegando. Vamos, que no es una copia. La dirección empieza por https. Fíjense en la «S», la última letra de https. Significa seguridad. Así que cuando se realiza el pago a través de una dirección que esté así codificada y nos intentan robar nuestros datos, no nos llevaremos un disgusto. El ladrón cibernético no logrará descifrar la información (al menos, en teoría). Un candado amarillo en la URL es otro indicador de seguridad. La opinión de otros usuarios también es de gran utilidad. Búsquela por Internet.

4.- Revisa la política de privacidad y de devoluciones. Esta es la fórmula para saber, por ejemplo, que si un artículo no te gusta y lo quieres devolver (si es que le dejan) quién pagar esos gastos.

5.- No sigas los enlaces de correos electrónicos y anuncios que te lleguen. Los ciberdelincuentes suelen ser unos manitas y hacen logotipos y webs que imitan a la perfección a las originales, pero no lo son. Si metes tus datos en ellas te llevarás un disgusto. Así que si te llega un superofertón de un Ipad a cien euros que vende, por ejemplo, El Corte Inglés, lo que debes hacer es ir a la página web de la empresa y buscar la oferta. Evitarás así caer en la trampa.

6.- Comprueba los movimientos de su tarjeta de crédito. Si alguno le resulta sospechoso no tarde en ponerse en contacto con su banco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Que no te dé la Navidad un ciberdelincuente