El xeito pesca apoyos en Bruselas

espe abuín REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

<span lang= es-es >...Y los de antes</span>. Foto histórica de pescadores del xeito cosiendo los aparejos.
...Y los de antes. Foto histórica de pescadores del xeito cosiendo los aparejos.

Doce marineros, dos patrones mayores y un alcalde, encabezados por los nacionalistas Ana Miranda y Daniel Rodas, fueron a la capital belga a defender un arte practicado en el Medievo

08 dic 2014 . Actualizado a las 17:53 h.

Era aún más martes que miércoles cuando Adolfo Muíños, alcalde de Rianxo, cerró la maleta que preparó para irse a Bruselas. Un par de mudas, gorra para dar un quiebro al frío y una amplia batería de armas: las que iba a emplear en la defensa de un arte rianxeiro por antonomasia. Algunas, como las latas de xoubiña, envasadas, como no, en Cortizo, la conservera del pueblo, cayeron ya a la primera de cambio. Fueron baja requisadas en el control del aeropuerto de Oporto (en Galicia hay tres y fue imposible encontrar un vuelo directo a la capital belga), víctimas de la intransigencia insobornable de los funcionarios del Sa Carneiro, la misma que se quedó el gel de baño de Juan Manuel Outeiral, otro xeiteiro, este de Cabo de Cruz, que formaba parte de la delegación de marineros que el BNG guio por los pasillos de los vigilados palacios comunitarios.

Así que no llegaron a Bruselas las panderetas de xoubiña (aunque sobrevivieron las latas más pequeñas (una se la quedó el italiano Marco Affronte), pero pasaron las instantáneas que atestiguan que el xeito en Rianxo no es de anteayer. «O meu avó xa ía ao xeito, despois foi meu pai, e agora eu», explicaba Miguel Tubío, xeiteiro de Rianxo a Hubert Gambs y a Fabrizio Donatella, los altos funcionarios de la Comisión Europea que escucharon atentamente las explicaciones de los xeiteiros sobre un arte ancestral, selectivo, sostenible y, sobre todo, perfectamente regulado.

Desde principios de los 90 están definidas sus dimensiones, su empleo, su horario, su forma de calamento? Y aunque Donatella tumbó ese argumento de que haber nacido en el siglo XIV y haber llegado hasta ahora no es garantía de sostenibilidad aludiendo a la histórica pesca de ballenas, que no por antigua es aceptable, desde la delegación se le recordó que esa caza la hace un país tan ecológico y sostenible como Noruega.