Las provinciales gallegas votarán por Garamendi para la CEOE, y dejan solo a Alvariño con Rosell

Tienen en la mano 6 de los 7 votos que reparte territorialmente Galicia


Redacción / La Voz

Las elecciones para determinar quién ocupará la presidencia de la CEOE a partir del 17 de diciembre están provocando fisuras entre el empresariado español, y esas diferencias se están trasladando también en Galicia, con una división quizá mayor de la que se esperaba inicialmente. Las cuatro agrupaciones provinciales, que tienen en su mano 6 de los 7 votos que se reparte territorialmente Galicia, darán su voto al vizcaíno Antonio Garamendi. Es el candidato alternativo al actual presidente, el catalán Juan Rosell, a quien respalda públicamente el jefe de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), José Manuel Fernández Alvariño.

Las directivas de las confederaciones de empresarios de A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra han decidido, de forma individual, dar su apoyo al vasco, actual presidente de Cepyme (la patronal de las pymes). El responsable de la agrupación de A Coruña, Antonio Fontenla, fue el primero en hacerlo en público, hace una semana, coincidiendo con la gira que Garamendi estaba haciendo por Galicia. Algunas fuentes aseguran, no obstante, que hubo debate interno dentro de los empresarios de esta provincia por ese respaldo tan directo. En todo caso, se decidió delegar el voto en Fontenla, que respalda al vasco. Son dos votos para él, los mismos que los de los empresarios pontevedreses, cuya directiva decidió esta semana respaldar también a ese candidato, que el martes estuvo en Vigo junto al presidente provincial, Luis Novoa. La patronal ourensana también le respalda y la de Lugo (primera ciudad que visitó Garamendi), también. Un voto aporta cada una de estas dos últimas provincias.

Quizá eso, haber venido antes, haya pesado en el respaldo dado por las patronales provinciales. Rosell aún no ha acudido a Galicia a hacer campaña y presentar sus propuestas, aunque fuentes conocedoras de su calendario creen que podría hacerlo en la recta final de la campaña, a partir del día 10. Por ahora solo tiene asegurado el voto de la propia CEG, de Alvariño; los otros 6 han volado al competidor.

Y en este proceso para encabezar un órgano clave como es la CEOE, cada apoyo cuenta, y mucho. Porque se presume apretada la elección. En la junta general del día 17 habrá 773 votos en juego, representantes de 54 organizaciones territoriales y 145 sectoriales.

Denuncias de presiones

De la tensión entre las candidaturas da cuenta la misiva que en los últimos días ha remitido Antonio Garamendi a los votantes, insinuando que Rosell está ejerciendo presiones para conseguir todos los avales posibles. En esa carta, relevada por Europa Press, Garamendi asegura que tiene ya los 20 avales de cuatro organizaciones que se exigen para concurrir a las elecciones y que «ni quiere, ni debe, ni fuerza a nadie, ni solicita, ni exige» más avales. «No consideramos ni conveniente ni justo implicar o forzar a prestar un apoyo expreso y público frente a otra candidatura cuando, en estos momentos, lo que debemos evitar es la fractura o división de la organización de cara a las elecciones», subraya.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Las provinciales gallegas votarán por Garamendi para la CEOE, y dejan solo a Alvariño con Rosell